|

Trafico extraña la calle luego de accidente

Ricardo Chacón es atendido por miembros de la Cruz Roja tras ser atropellado por un motociclista.
Ricardo Chacón es atendido por miembros de la Cruz Roja tras ser atropellado por un motociclista. (Archivo GN)
ampliar

Los golpes y raspones que sufrió el tráfico Ricardo Chacón, de 40 años, cuando fue atropellado no lesionaron su espíritu ni su amor por la profesión.

El percance ocurrió el jueves pasado en Palmares, Alajuela, y hasta el momento el motociclista sospechoso de levantar al oficial sigue en fuga mientras Chacón continúa incapacitado  y con dolor.

A pesar de las molestias, asegura que no le guarda rencor a su agresor y espera estar pronto en las calles cumpliendo con su misión de prevenir el dolor en las carreteras.

“Me golpeé los brazos, las piernas y la cabeza. Me han estado haciendo exámenes en las cervicales porque tengo un golpe ahí también. He estado con un  dolor en la nuca, pero la verdad sería ofender a Dios si digo que estoy mal”, expresó muy agradecido el oficial.

Chacón contó que es la primera vez, en sus doce años de estar en la Policía de Tránsito, que le tiran un carro encima.

“En esta profesión uno se topa de todo. No es el primer susto que me llevo, pero si es el primer atropello. En realidad eso no es nada en comparación a lo que está expuesto uno cuando sale a trabajar”, reflexionó.

Chacón recordó que el día del atropello le indicó al motociclista que se detuviera después de verlo conducir de forma temeraria.

“Él iba rayando carros y zigzagueando y entonces decidimos pedirle que se detuviera. Yo iba acompañado por otro compañero y también había dos oficiales más que iban en otra patrulla.

“Cuando el cristiano se estacionó a la orilla de la calle los cuatro nos bajamos”, recordó Chacón.

 “Yo me puse frente a la moto porque como estaba detenido nunca pensé que fuera a darse a la fuga, en eso le pedimos lo papeles, pero en lugar de enseñarnos algo aceleró la moto y me llevó  en banda. Di varias vueltas y caí a la calle”, agregó el tráfico.

Varias personas  se acercaron a ayudarle al oficial y le impidieron levantarse para prevenir que se lesionara más.

“Uno por la inercia trata de ponerse de pie, pero la gente que estaba ahí me decía que no me moviera hasta que llegara la Cruz Roja”, expresó agradecido el oficial.
Minutos después los paramédicos lo atendieron y  lo llevaron al hospital de San Ramón.

El mismo jueves Chacón salió del centro médico con el cuello inmovilizado, pero con su espíritu intacto y esperando volver.

“He estado descansando en mi casa y espero estar trabajando pronto, esas cosas le pueden pasar a cualquier oficial mientras cumple con su deber, por eso siempre nos encomendamos a Dios”, aseguró.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Trafico extraña la calle luego de accidente