| Antes de ser ministro vendió granizados

El maestro de los policopos

A pocos días para que deje el Ministerio de Seguridad le destapamos uno de los secretos más dulces y mejor guardados a Mario Zamora Cordero.

El jerarca, que le entregará la banda de capitán a Celso Gamboa el próximo 8 de mayo, era tan bueno con la raspadora de hielo preparando copos, como lo ha sido en este gobierno atacando al hampa.

“En 1981 se dio la inauguración del Parque de Diversiones y mamá tenía un puestito de comidas, este no tenía nombre, recuerdo que junto a mis primos nos pusimos a trabajar con la comida”, recordó.

A cada uno de los granizados los cargaban con buena leche en polvo y condensada. “Ese era el secreto, porque así es como los busca y los quiere la gente”, detalló.

Zamora nos confesó estos detalles al probar los policopos de Grecia, que publicamos en una nota el pasado 1 de abril.

“Apenas los probé me acordé de mi época como vendedor de copos, se la juegan estos muchachos”, comentó.

El ministro explicó que una de las partes feas de bretear vendiendo jama es hacerlo con mucha hambre.

“A veces las filas eran enormes, sobre todo los 25 de diciembre y 1 de enero, entonces las filas se hacían desde las 8 a. m., y terminaban hasta las 4 p. m. Con el tiempo aprendimos a turnarnos para no morirnos de hambre (risas)”, dijo.

Deja huella. Zamora ha estado en el Ministerio de Seguridad desde 1994, donde se destacó como subdirector de la Escuela de Policía.

En 1996, por orden de Laura Chinchilla, quien en ese momento era ministra de Seguridad, Zamora pasó a formar la unidad de la Policía Comunitaria.

En 1998, ganó plaza como asesor del defensor de los Habitantes. En el 2006 lo nombraron como director de Migración y en el 2010 viceministro de Gobernación.

El 1 de mayo del 2011 asumió como ministro de Seguridad.

Se dará vacaciones. Zamora nos contó que desde hace ocho años no se toma vacaciones, por lo que después del próximo 8 de mayo se tomará un par de meses libre.

“Puedo volver a mi plaza en la Defensoría, solo debo avisar con un mes de anticipación, pero quiero tomarme unos meses para descansar y despejarme”, contó.

Él no descarta que después de esas vacas agarre alguna consultoría internacional y salga del país.

“Todos esos detalles los estoy analizando, me voy muy contento y satisfecho con todos los logros; aquí nos debemos al ciudadano y hay que seguir trabajando en esa línea”, concluyó el ministro.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: El maestro de los policopos