| En Chacarita lloran muerte de “Verdura”

Tráfico y niños siguen malitos

El lamento de la muerte de un peatón, así como las súplicas para que tres personas sobrevivan es el resultado del accidente que, según las autoridades, provocó un tráfico de apellido Umaña, de 38 años.

Al parecer, el oficial tuvo libre el domingo y regresaba de las fiestas del “Puerto”, en compañía de un hijo de 9 años y un sobrino de 12.

Iban rumbo a la casa de un familiar en Chacarita de Puntarenas, pero la desdicha los esperaba en plena ruta.

Supuestamente, Umaña y los dos pequeños viajaban en la misma moto y por razones que se investigan sufrieron un accidente frente al cementerio de Chacarita, en el que murió el peatón Luis Alfonso Loaiza Céspedes, al que de cariño le decían “Verdura”.

A Umaña y a los dos chiquitos se los llevaron al hospital Monseñor Sanabria, en el Puerto, pero la salud del oficial se agravó por lo que fue trasladado al Hospital México.

Ayer en la mañana lo pasaron delicado al San Juan de Dios, pues es vecino de Hatillo y le correspondía este centro médico.

El hijito de Umaña sufrió fuertes golpes; sin embargo, el que llevó la peor parte fue el adolescente, por lo que fue necesario llevarlo de urgencia al Hospital de Niños.

“Sufrió fuertes traumas en el cráneo, permanece en el salón de emergencias, es un paciente de bastante cuidado, pero confiamos en que se recuperará”, expresó el doctor Orlando Urroz .

Esperan que mejore. En la oficina de prensa del MOPT señalaron que están a la espera de los datos que levantaron los oficiales de Tránsito que atendieron la situación en Chacarita.

Explicaron que de momento solo se mantienen a la espera de la evolución de la salud de Umaña.

Por su parte, la Fiscalía tampoco ha levantado alguna acción en contra del tráfico.

Sostuvieron que permanecen a la espera del informe policial que debe pasarles el Organismo de Investigación Judicial.

Tristes por “Verdura”. Los lugareños catalogaron como muy pulseador a Luis Alfonso Loaiza Céspedes, el conocido “Verdura”.

“La persona que falleció era nuestro amigo, se ganaba la vida en chambas”, expresó Mayela Rodríguez.

Agregaron que la debilidad de Loaiza era tomarse unos “tamarindos”, pero nunca se metía con los vecinos y más bien los pescadores lo cuidaban.

Al cierre de edición los restos de la víctima permanecían en el Complejo de Ciencias Forenses, ya que los familiares desconocían dónde le darían sepultura, pues en Puntarenas viven pocos.

Creo que...

Sigifredo Alpízar

Andres Garita

Amigo

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Tráfico y niños siguen malitos