| hombre retuvo a la mamá y a la empleada

Tamarindos lo pusieron violento

Un hombre de 50 años que armó una balacera el miércoles en la noche se entregó después de estar atrincherado en la casa donde mantuvo retenida a la mamá y a la empleada.

El alboroto ocurrió en la urbanización Los Anonos, en Escazú.

Al parecer, el sospechoso tuvo una bronca con la mamá y empezó a tomar, armó un desmadre y los vecinos, al escuchar los alaridos, decidieron pasarle el santo a la Policía.

Según indicó Juan Carlos Arias, subjefe de la Fuerza Pública, al llegar los oficiales –a eso de las 5:30 p.m.– el hombre disparó tres veces para impedirles ingresar a la casa donde tenía retenidas a las mujeres.

Por lo complicado de la situación fue necesario que llegara el grupo de choque del OIJ y varios negociadores que por varias horas trataron con el sospechoso.

Agentes lograron que el hombre dejara libre a la mamá y poco después lo convencieron de que le entregara a la empleada la pistola con la que había disparado contra las autoridades y después dejó salir a la mujer.

Esa situación permitió una hora después que el bochinchero se entregara y terminara el sufrimiento, a eso de las 10:35 p.m.

A la empleada, cuya identidad no se supo, la atendió la Cruz Roja pues sufrió una crisis nerviosa.

“Todo se debió a un caso de violencia doméstica”, dijo Arias.

El hombre está a las órdenes del Ministerio Público y a la espera de que le impongan medidas.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Tamarindos lo pusieron violento