| Fallece peón que trabajaba en quinta

Pozo fue una trampa fatal

Un gas sin color, ni olor y totalmente tóxico mató a un nicaragüense que iba a limpiar un pozo de agua en una quinta de San Ramón de Alajuela.

Martín Garmendia Montenegro, de 50 años, falleció al inhalar el gas natural conocido como mónoxido de carbono, que se produce cuando no llega el oxígeno.

Supuestamente Martín se amarró un cable a la cintura y comenzó a bajar con la intención de llegar al puro fondo, que está a 18 metros.

Sin embargo, solo logró descender unos siete metros. Así lo presumen los bomberos porque cuando descendían para rescatar el cuerpo comenzaron a notar que les faltaba el aire a los siete metros de profundidad. En apariencia Garmendia se comenzó a sentir mal y al quedarse sin respiración perdió las fuerzas y cayó al fondo.

Warner Rodríguez, jefe a cargo de bomberos de San Ramón, afirmó que fue necesario ingresar con equipo de aire comprimido para evitar respirar ese gas mortal.

“Cuando rescatamos a la víctima no tenía signos vitales, los pulmones no estaban llenos de agua por lo que en apariencia no murió ahogado”, dijo Rodríguez.

Agentes judiciales levantaron el cuerpo e investigan si el hombre tenía póliza o contaba con los permisos para trabajar.

El mónoxido de carbono mata cuando se inhala mucho.

Creo que...

Warner Rodríguez

María Salazar

Bombero

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Pozo fue una trampa fatal