| Persigue “bichos” y es amigo de los niños en las escuelas

Policía tiene la “chema” bien puesta

Jeffry Acuña Villachica es un policía de Ciudad Cortés que anda con la “chema” bien puesta.

Él no solo lucha contra los “bichos” sino que es parte del grupo de oficiales que da charlas en escuelas y colegios.

Este oficial es uno de los 129 que participan en el programa “Clase Segura 2014”, que pretende alejar a los menores de las drogas desde las aulas.

Jeffry, de 33 años, nos contó que el miércoles de la semana pasada se puso como loco de la felicidad cuando los jefes le dijeron que él era uno de los elegidos para ir a la Escuela Rincón Grande de Pavas, donde inauguraron el programa con la entrada a clases.

Salió de Palmar Norte en una patrulla a las 2 de la mañana y regresó a su pueblo a las 7 de la noche del mismo día.

Aunque manejó más de 16 horas no se cambia por nadie porque la experiencia fue única.

“Uno como policía lucha para defender a los demás, pero no hay nada más lindo que ver sonreír a los niños en las actividades sanas que llegamos a hacer con ellos a las escuelas”, contó Jeffry, quien lleva dos años estudiando en la universidad para ser profesor.

En lo suyo. Jeffry tiene 10 años y ocho meses de trabajar como policía y desde hace cinco está asignado al cantón de Osa.

Recuerda que a la escuela de Pavas, pese a la manejada que se pegó, no tuvo tiempo ni de llegar cansado pues la emoción le ganaba.

“En Rincón Grande el jefe nos dijo: ‘necesito 20 parejas para que trabajen con los niños’. Mi compañera Magdalena Alvarado (de Pérez Zeledón) y yo dimos un paso al frente y nos pusimos a trabajar. Nos tocó un grupito de primer ciclo con el que compartimos mucho; fueron solo 40 minutos, pero tratamos de enseñarles con actividades lo malas que son las drogas y la delincuencia y aprendimos de ellos porque en todo momento nos mostraron su interés y la necesidad de aprender”, dijo.

Además el camino a casa se le hizo cortito pues regresó con la emoción de contarle a su familia y compañeros el gran día que tuvo.

En la oficina de este “poli” no faltan los libros de colorear y no es para menos, este año le tocará ir a 86 escuelas y nueve colegios de Osa a dar charlas y talleres para alejar a los más pequeños e indefensos de los vicios.

“A mí me encanta esto, me hace feliz y cualquier sacrificio para ir a cualquier escuela vale la pena”, dijo Jeffry, quien también se apunta al atletismo.

Las charlas que los oficiales de la Fuerza Pública imparten son todo un pegue no solo por el tema de la prevención, sino porque los niños aprenden a confiar en ellos.

El año pasado los policías lograron detectar que tres niñas eran víctimas de abuso en sus casas porque ellas tuvieron la confianza de contarles durante los talleres.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Policía tiene la “chema” bien puesta