| Policía de Cariari agarra a prófugo sospechoso de asesinato

Paran fiesta de tico con orden internacional

Al tico Juan Carlos Obando Navarrete, de 28 años, le pesaban sobre los hombros dos órdenes de captura.

Una a nivel internacional al fugarse, el año pasado, de una cárcel en Nicaragua donde estaba detenido porque, presuntamente, intentó matar a su exesposa, una fiscal nicaragüense.

Y en nuestro país era buscado desde el 2006 como sospechoso del crimen de Alexander Araya Mora.

Sin embargo la fiesta se le terminó la noche del sábado cuando disfrutaba de una pachanga en el bar El Coquito, en el centro de Cariari, cinco kilómetros hacia Barra del Colorado.

Una llamada anónima a la Policía lo echó al agua y empezó de esa forma a terminarse la fuga para uno de los bichos más buscados por la Interpol o Policía Internacional.

Cuando la ley cayó al lugar ninguno de los fiesteros podía salir del local hasta ser verificadas las identidades.

Obando Navarrete dio otro nombre pero al pedirle la cédula confirmaron que era buscado por el OIJ de Guápiles.

Conforme siguieron las investigaciones se detectó que en Nicaragua también lo querían.

Ataque por celos. La madrugada del 19 de octubre del 2006 Alexander Araya, presuntamente asesinado por Obando Navarrete, disfrutaba de la compañía de una mujer, expareja de Obando, en el bar Dennis, en Cariari, a cinco kilómetros de donde se dio el arresto el sábado.

El hoy detenido se encontró en el bar con la exmujer así como con Alexander Araya.

Envuelto en celos lo retó a pelear por lo que el fallecido hasta los anillos y la camisa se quitó; pero lejos de darse de golpes Obando le pegó un balazo por la espalda y lo remató con otro en la cabeza.

La mujer también resultó herida porque le quebraron unas botellas de cerveza.

La familia detalló, en esa ocasión, que a la mujer no la mataron por que Obando dijo que no quería cometer otro crimen.

El fallecido para ese entonces trabajaba en bananeras y dejó dos hijas y un chiquito.

El OIJ buscó a Obando por ser el único sospechoso por estos hechos, sin embargo, ya la había picado hacia Nicaragua.

Peligroso asaltante. El 28 de agosto del 2007 la policía de Rivas, Nicaragua, arrestó a una banda que atacaba en casinos, comercios y camiones repartidores.

Entre los detenidos aparecía el nombre de Juan Carlos Obando Carballo; cuando en realidad el último apellido era Navarrete.

El Ministerio Público lo acusó por los delitos de tenencia ilegal de armas, asociación ilícita para delinquir y amenazas.

Teniendo medidas cautelares obtuvo la libertad y se casó con una fiscal. Pero de acuerdo con el periódico “Hoy”, en el 2013 lo capturaron por un femicidio en grado de frustración, es decir, no logró acabar con la vida de su amada.

El 7 de junio del año pasado lo comenzaron a buscar junto a cuatro reos más por fugarse de las celdas de la Policía de Jinotega.

Erick Calderón, policía de Limón, destacó que con todos estos antecedentes al detenido lo pasaron a las órdenes del Ministerio Público.

La víctima

Alexander Araya

Asesinado en octubre del 2006. Tenía 26 años.

Dejó 3 hijos.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Paran fiesta de tico con orden internacional