| Realizan funerales de víctimas de triple crimen y de fatal accidente, Limón

Mañana de puras despedidas

Un gran dolor significó para los familiares despedir ayer a las tres personas asesinadas este domingo en San Andrés de Valle La Estrella, Limón.

Hablamos de los funerales de Katherine Gómez Zúñiga, de 25 años, Douglas Acevedo Chavarría, de 45 y José Luis Rosales Obando, de 65.

A Katherine la despidieron a las 10 a.m., en el cementerio municipal de Limón, mientras Douglas y José Luis fueron sepultados juntos en el cementerio de Beverly.

Durante el recorrido de las carrozas el silencio reinó en todo momento.

Algunos vecinos y amigos de las víctimas los recordaron como personas muy queridas en la comunidad.

Anabel Duarte, fue una de ellas y expresó que el hecho tiene a todo el pueblo sumido en la tristeza.

El sospechoso de este hecho, de apellido García, ya descuenta tres meses de prisión preventiva, confirmaron las autoridades.

Trago amargo. Una de las personas que más dolor llevaba en su corazón durante los entierros fue doña Paulina Acevedo.

La señora no solo descubrió el triple asesinato, sino que también ayer tuvo que despedir a su hijo mayor y a su esposo, sin olvidar que a unos cuantos kilómetros de distancia, también se llevaba a cabo el entierro de su nuera, quien según versiones de allegados pronto le daría un nieto.

La familia prefirió no hablar de del caso por ahora, pues pasan por un duro momento.

Siquirres. En otro sector se Limón ayer también se realizó el funeral de la pareja que murió el pasado lunes en el accidente de tránsito ocurrido en la carretera Braulio Carrillo.

Se trata de Christian Mendoza, de 34 años y Andrea Pérez, de 24.

A ellos los enterraron a la 1 p.m., en el cementerio local de Siquirres, Limón.

Sin embargo, dos horas, antes la familia de Andrea realizó un culto en una iglesia evangélica con la presencia de algunos parientes.

Creo que...

Anabel Duarte

Raúl Cascante.

vecina

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Mañana de puras despedidas