| Víctima soñaba con ser directora de colegio

Mamá vivía atemorizada

Doña Bernarda Navarro, mamá de Adriana y abuelita de Jared, temía que una tragedia como la ocurrida la madrugada de ayer enlutara sus vidas.

“La casa de mi hija era muy encerrada, no había por donde salir, solo por el portón principal, ella a veces me decía que me quedara con ella pero yo me sentía sofocada y no podía, muchas veces le rogué que se fueran a alquilar a otro lugar”, dijo la mamá.

Navarro contó que hace una semana llegaron a cortarle el zacate a su hija y ella le pidió que le dijera a los trabajadores que le revisaran las instalaciones eléctricas porque las ardillas se habían metido a hacer daños.

“Yo escuché en la madrugada pasar a los bomberos pero nunca imaginé que era la casa de mi hija y nieto, era mi único nietito varoncito, como a las tres de la mañana una de mis hijas vino a darme la noticia”, recordó.

Doña Bernarda asegura que su nietito era súper futbolero y estaba fascinado con el Mundial, porque le encantaba mejenguear con los amiguitos.

“Ellos vieron el partido contra Japón, él quería verlos todos, la última vez que los vi fue el domingo, que me trajeron verduras porque soy sobreviviente del cáncer y los dos se preocupaban de que yo comiera muy bien por los medicamentos que tengo que tomar”, dijo.

Está valiente mamá de cuatro hijos asegura que extrañará ver a su nietito llegar a pedirle sopita de jaiba o camarones.

“Mi hija se fue con la ilusión de convertirse un día en directora de colegio, ella estaba estudiando para lograrlo, siempre fue muy empunchada. Ellos dos siempre estaban juntos”.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Mamá vivía atemorizada