| Hijo murió después de haber sido baleado por finquero

Mamá exige justicia

Sentada en una mecedora y con la mirada perdida encontramos ayer a doña Gerarda Zúñiga, la mamá de Óscar Zúñiga, el hombre de 32 años que murió este jueves después de haber sido baleado en el pecho.

La señora dijo que la noticia le cayó como un balde de agua fría, como es lógico, pero que lo que más le duele es que lo mataran por cortar unos limones.

“Quiero que se investigue a fondo lo sucedido con mi hijo. Él no era un animal para que lo mataran de esa forma”, fueron las primeras palabras de la señora.

El asesinato de Óscar ocurrió en La Esperanza de Río Claro, en Golfito, este jueves en la tarde.

Según la versión oficial de los hechos, un finquero de apellido Rodríguez sorprendió a Zúñiga agarrando unos limones y los dos discutieron.

En determinado momento Óscar le tiró unas piedras a Rodríguez y este sacó una pistola y le disparó en el pecho.

“Siento un gran dolor en el corazón por mi hijo; sé que no era una gran persona, pero no merecía morir de esa forma”, dijo doña Gerarda.

Sin verlo. El jueves en la tarde la mamá de Óscar regresaba de hacer un mandado cuando vio que varios vecinos corrían hacia un lugar.

“Me topé a un vecino y me contó que habían herido a mi hijo, corrí pero no me dejaron verlo, ya estaba sin vida”, agregó la mamá.

Según afirma la señora Óscar trabajaba recogiendo basura en playa Zancudo, Golfito.

Aseguró que no tienen plata para hacer la vela y mucho menos para pagar un funeral.

“Solo deseo que todo esto llegue hasta las últimas consecuencias. Cortar dos limones no era para que ese señor matara a mi hijo”, agregó la afligida mamá.

Por otra parte, trascendió que la familia del finquero sospechoso de disparar contra Zúñiga tuvo que dejar la casa y salir de la comunidad para evitar represalias de algunos vecinos que están molestos por lo que pasó.

Creo que...

Gerarda Zúñiga

Freddy Parrales

mamá

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Mamá exige justicia