| Indígena debió recorrer dos horas a caballo

Lucha intensa por la vida

Un indígena debió cabalgar nada menos que dos horas después de haberse herido la pierna izquierda con un hacha mientras trabajaba.

Eso le pasó a Cirilo Jiménez Molina, de 58 años, cuando chapeaba en una parcela en la comunidad Brazo de Oro, en Cabagra de Buenos Aires de Puntarenas.

Las autoridades informaron que a Cirilo se le resbaló el hacha y se hirió la pierna y que el golpe fue tan rudo que casi se amputa dos dedos. Le fue muy mal.

Por estar en una zona tan alejada de lugares más poblados tuvo que subirse a su caballo y empezar a recorrer caminos peligrosos hasta pedir ayuda en un lugar al que pudiera entrar la Cruz Roja.

Los socorristas llegaron a auxiliarlo y lo trasladaron a la clínica de Buenos Aires de Puntarenas, donde lo estabilizaron primero y lo pasaron después al hospital Raúl Escalante Pradilla, en Pérez Zeledón.

“El señor tenía prácticamente los dedos amputados, había perdido mucha sangre y él se cubrió los pies con tierra y con hojas de plátano”, comentó el cruzrojista Rodney Aguilar.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Lucha intensa por la vida