| Caen 15 sospechosos y 67 ilegales en megaoperativo

Hacían millonada con nicas

Una banda dedicada a traer nicaragüenses ilegales hasta Chepe fue descabezada ayer por las autoridades, en Guanacaste.

Se cree que los sospechosos se echaban hasta ¢5 millones en un día.

Agentes del OIJ pescaron a 15 personas, entre ellas figuran cinco oficiales de la Fuerza Pública, además en una casa encontraron a 67 inmigrantes listos para ser trasladados a San José.

Un año de seguimiento. Según explicó el fiscal general, Jorge Chavarría, la investigación inició desde setiembre del año pasado.

El “chori” comenzaba en Nicaragua donde una banda llamada “Los Talibanes” reclutaba interesados para venir a Costa Rica y cobraban entre $250 (¢137.000) y $350 (¢192.500).

A los extranjeros los llevaban cerca del puesto fronterizo de Peñas Blancas, donde tenían que caminar por horas en trillos.

A los que les costaba trolear como niños o embarazadas los sentaban en canastas de bicicletas, esto para que una vez que pasaran la frontera llegaran a una casa cercana donde se mantenían hasta que pudieran ser trasladados a Chepe.

En Tiquicia los recibían una banda tica llamada “Los Catanos”.

El subdirector del OIJ, Gerald Campos, comentó que los extranjeros se quedaban en la casa y luego eran trasladados en taxis piratas o buses públicos.

Estrujados. “En un carro para cinco personas subían hasta 11, algunos viajaban metidos en la cajuela, los carros tenían vidrios polarizados y además les hacían un trabajo en la suspensión para que por el peso no se vieran sentados atrás”, comentó Campos.

Los investigadores lograron rastrear unos 16 carros sospechosos de prestar el servicio de trasladado.

Chavarría explicó que en Nicaragua “Los Talibanes” tienen una empresa de buses y encomiendas muy conocidas que se encarga de traer nicas legales.

Lo más delicado es que cinco oficiales de la Fuerza Pública estaban embarrados en el asunto, ellos eran quienes supuestamente alertaban sobre retenes en carreteras.

Cuando los sospechosos se deban cuenta de que había algún riesgo, bajaban a los nicaragüenses a otras casas ubicadas en Liberia donde esperaban a que les avisaran que la Policía ya no estaba en la carretera o bien un chofer de una empresa de buses hacía una parada que no estaba en la ruta y montaba hasta a 15 extranjeros.

A los nicas los dejaban en San José donde cada quien buscaba su destino. Algunos se quedaban en dos hoteles.

Campos aseguró que normalmente los integrantes de la banda trabajaban solo un día a la semana, de viernes a sábado, pues presumían que esos días había menos policías en la zona.

En un solo día los sospechosos ganaban más de ¢5 millones.

Las autoridades calculan que por semana los sospechosos jalaban a más de 50 extranjeros.

El viceministro de Seguridad, Celso Gamboa, aseguró estar muy molesto por la participación de los oficiales.

“Estamos ante la corrupción de funcionarios públicos, cinco policías, traidores de la patria, que van a enfrentar una mayor penalidad que los demás sospechosos por su condición”, dijo Gamboa.

El fiscal general comentó que dicha organización también ofrecía a los nicaragüenses regresar a su país natal.

La banda tenía tres líderes ticos y tres líderes nicaragüenses.

Los detenidos son de apellidos Mairena, Diaz, Martínez, Corea, Núñez, Obando, Cepeda. Los nicaragüenses Lira, Venegas, Pérez, y los policías de la delegación de Bagaces: Ávila, Espinoza, Brais, Sandino y Parrales.

En el operativo participaron más de 100 agentes, 17 fiscales, ocho jueces, seis defensores públicos y varios policías.

El delito que se les atribuye es tráfico ilícito de inmigrantes cuya pena es de entre cuatro y ocho años. Y a los policías por el agravante de ser una autoridad es de seis a 10 años.

Los ilegales serán devueltos a su país en las próximas horas.

La fiscalía pondrá a las órdenes de las autoridades del país vecino la investigación, pues aún faltan personas por detener.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Hacían millonada con nicas