| 500 mil galones de agua contra las llamas

Gran batalla en el Sinaí

¡Corran, corran, hay fuego! fue lo que escucharon a tiempo los trabajadores de las bodegas de ropa americana Sinaí, a pocos minutos de ver cómo las llamas comenzaban a agarrar más fuerza.

Las bodegas ubicadas en la zona franca Bes, en El Coyol de Alajuela, quedaron en cenizas.

Afortunadamente, los 170 trabajadores lograron salir a tiempo. Muchos tuvieron que dejar los bolsos con los documentos personales y hasta los almuerzos quedaron botados porque el fuego comenzó cerca de la 1 p.m. de ayer.

Los trabajadores aseguraron tener miedo de perder el trabajito. En medio de esta incertidumbre las llamaradas se extendían y les ganaban la partida a los bomberos; quienes se encontraron con la primer traba en el ardiente combate: la zona franca no tenía almacenada agua suficiente.

“El agua fue insuficiente, tuvimos que recurrir a camiones cisternas y al agua de los tanques grandes que tienen la Dos Pinos y la Lanco”, explicó Héctor Chaves, director del Cuerpo de Bomberos.

El gran temor de los bomberos era que las llamas alcanzaran fábricas cercanas con productos inflamables, como pinturas Lanco, que está a menos de 100 metros.

Más de 500 mil galones de agua se necesitaron en una batalla que se extendió por seis horas y en la que participaron ocho máquinas extintoras, una plataforma y un camión cisterna.

Además de paramédicos, equipos de la Cruz Roja y la Fuerza Pública. Sin embargo, aún a las 6:30 de la tarde de ayer los bomberos aún no habían podido ingresar.

Arrasó con todo. “El área total involucrada es de 6.400 metros cuadrados, no obstante, no tenemos claro la causa que ocasionó la emergencia”, dijo Chaves.

En las bodegas había mucha ropa en pacas de hasta siete metros de altura.

“Las llamaradas invadieron todo el sitio, no había forma de apagarlo; en las primeras cuatro horas hicimos un ataque defensivo desde arriba”, expresó Chaves.

Los evacuados se devolvieron para sus casas y señalaban tener temor de perder el trabajito.

Primera falla. Según trascendió, el jueves una de las calderas tuvo un problema que fue controlado por los mismos trabajadores.

Todos estos datos son investigados por Ingeniería de Bomberos, que al cierre de edición no había determinado todavía la causa del fuego; solo tenía identificado el punto de inicio, en la esquina suroeste de la empresa, donde solo almacenan ropa.

Las pérdidas fueron millonarias; sin embargo, aún no han sido cuantificadas, pues ninguno de los dueños conversó.

Marco Antonio Conejo, uno de los trabajadores, contó que la empresa cuenta con reglas de trabajo y desconoce que generó la emergencia.

“Nosotros no podemos fumar, ni comer en el sitio; todo esto fue rápido. No sabemos qué fue lo que pasó pues donde supuestamente comenzó no había ni máquinas”, contó Conejo.

Creo que...

Brillit Conejo

Marco Conejo

Héctor Chaves

Alonso Tenorio

empleada

Trabajador

Bombero

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Gran batalla en el Sinaí