| Amigos y familiares sufren por la partida de Marcelino Zúñiga

Extrañarán al hombre de buen humor

En la terminalde buses de Tica Bus, en el barrio La Pitahaya, en San José, se respiraba un ambiente de tristeza por la muerte del chofer Marcelino Zúñiga.

En los rostros de los trabajadores se reflejaba el dolor de saber que nunca más volverían a compartir con el que no solo fue compañero sino también amigo.

“Imagínese como nos podemos sentir, es algo terrible”, aseguró Rebeca Machado quien trabaja en la soda de la terminal.

Algunos reconocieron ser muy amigos de Marcelino pero prefirieron no hablar del accidente.

“Era una persona muy buena gente. Andaba hablando y vacilando con todo mundo, él siempre era así”, agregó Machado.

De hecho la encargada de la sodita recordó con nostalgia que estuvo con él antes de que partiera.

“Lo tuvimos por aquí en la mañana, estuvo vacilando y hablando de Daniel Ortega. Incluso cuando se montó al bus también se puso a vacilar con los pasajeros”, contó.

Mientras tanto, una enorme grúa llevó el bus del accidente hasta el lugar donde guardan las unidades de la empresa en La Uruca.

En silencio. En una casa en Zapote, cerquita de la Casa Presidencial, también se palpó el dolor por la partida de Zúñiga ya que ahí viven los hijos.

Los familiares prefirieron guardar silencio ya que aseguraron no tener ánimos de hablar tras recibir esta dura noticia.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Extrañarán al hombre de buen humor