| Rudo accidente lo mantuvo dos años en el hospital

Deseo de ver a la hija lo tiene de pie

Don Jorge Guadamuz pasó dos años en el “hospi” y ocho meses enyesado hasta el cuello por un accidente de tránsito, pero eso no le quitó las ganas de vivir.

El deseo de ver a su hija es lo que hoy lo tiene de pie y trabajando.

El 2 de agosto del 2005, Guadamuz iba con la esposa en un camión que tenían para ir a dejar una carga de piedrilla a Recope, en Puntarenas.

“En una pendiente muy pronunciada al carro se le trabó el volante, la calle estaba mojada y no pude controlarlo, se salió de la vía y rodó hasta un guindo de 25 metros, la carga me cayó encima, mi esposa solo sufrió golpes”, contó este vecino de Palmar Norte de Osa.

Se fracturó la pelvis, la cadera y el fémur de la pierna izquierda. “Estuve dos años en el hospital y en silla de ruedas, me operaron varias veces y tuve que soportar estar enyesado y sin moverme, cuando me dieron la salida tuve que dormir dos años en la silla de ruedas por los dolores”, comentó.

Asegura que por un milagro de Dios volvió a caminar.

“Tengo varios pines en el cuerpo y me cortaron un pedazo de intestino, además tengo el pie derecho más largo que el otro, pero estoy bien, lo único que necesito para ser feliz es volver a ver a mi hija Nuria, su mamá la alejó de mí y yo la extraño y la quiero ver”, aseguró.

Don Jorge es todo un ejemplo en Palmar Norte, pues mientras estaba en silla de ruedas se puso un lavacar y ahora que ya camina lava los motores de los carros y los deja como un ajito.

Este valiente pide a la hija que lo contacte al 8670 -9539, pues le falta ella para que su vida sea completa.

El valiente

Jorge Guadamuz

42 años, vecino de Osa, trabaja en un lavacar

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Deseo de ver a la hija lo tiene de pie