| Papá se despidió de bebito y llenó de dolor la iglesia

Canto desgarró el alma

El papá del angelito de siete meses que falleció al quedar encerrado en un carro bajo un fuerte sol, en Alajuela, le cantó ayer en el funeral la pieza con la que lo acurrucaban para dormir.

El gesto conmovió el corazón de decenas de personas que abarrotaron la catedral de Alajuela y después el cementerio general de la provincia.

Según comentaron varios allegados, el papá lo hizo como acostumbraba hacerlo desde que su tesoro nació.

“Pin Pon es un muñeco muy guapo y de cartón, de cartón, se lava la carita con agua y con jabón, con jabón”, dice la canción infantil.

Los presentes y hasta el sacerdote que ofició la misa no pudieron contener el llanto.

Solidaridad. “Yo no conozco a la pareja, pero decidí venir a rezar por ellos y por su angelito, no entiendo cómo alguna gente lo puede señalar, ese señor perdió su alma, su vida entera con la partida de su niño, yo perdí un hijo pequeño por enfermedad, pero cuando un padre o una madre pierden a un hijo no vuelven a ser felices nunca”, dijo Nuria Pérez, vecina de Montecillos de Alajuela.

Otra de las que asistió al funeral fue doña Ana Loría. Ella nos contó que vive en la misma urbanización que los papás del bebé.

“Es un momento terrible de tanto dolor, yo no los conocía directamente pero sí los veía salir con el bebito, la mayoría de las veces era él quien lo andaba chineando”, dijo la vecina.

Varios de los presentes soltaron globos para despedir al pequeñito.

El abogado de la familia, Boris Acosta, comentó que la fiscalía quedó de fijar una fecha para que su cliente sea interrogado.

“El jueves fuimos a la fiscalía, ese era un deseo del papá, presentarse y dar la cara a las autoridades, hablamos con el fiscal que atiende el caso, cuando llegamos ya había un anticipo de atención de humanidad en la que solo se le tomaron los datos personales a mi cliente y se le permitió ir a atender lo de la vela y el funeral”, comentó Acosta.

Según el defensor, el Ministerio Público deberá hacer las investigaciones necesarias para determinar qué cargos se le imputarán o si se da un sobreseimiento.

En la opinión personal de Acosta no hubo negligencia.

“La línea es tan delgada, no hay negligencia, él no estaba consciente de que tenía a su hijo en el carro, no fue algo intencional, fue algo que se salió de lo normal, me parece que ante está circunstancia él sufrió un accidente, él no debiera sufrir una condena más de la que lleva, pero no podemos adelantar ni irrespetar lo que la fiscalía considere”, dijo.

El abogado asegura que en este caso se podría aplicar una pena natural que es cuando una persona hace algo que causa un daño sin ser consciente, pero que esa pena que carga de dolor, tristeza y sufrimiento se convierte en una cadena perpetua más que si estuviera preso.

Un psicólogo ha estado acompañando a los papás del bebito desde que ocurrió la tragedia.

“Ellos han recibido muestras de apoyo, eso se agradece, es una situación de mucho dolor, mi cliente pasa cada segundo pensando en lo sucedido y va a cumplir con lo que las autoridades decidan”, detalló.

Creo que...

Boris Acosta

F. Barrantes. para LT

Abogado

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Canto desgarró el alma