| niño Sigue malito en el hospital después de caer de un árbol

Cadena de oración para un milagro

En una cadena de oración están los familiares del pequeño Luis Enrique Cascante, de 11 años, quien se encuentra muy malito en el Hospital Nacional de Niños.

El pequeño se subió a un árbol el viernes pasado para tratar de apear un mango, pero se cayó de una altura de ocho metros.

Según el reporte médico tiene fuertes lesiones en la cabeza, así como en la espalda y daños en un pulmón, que tienen su vida pendiendo de un hilo.

Su abuelita doña Norma Delgado se refugia en las imágenes del Niño Dios, Juan Pablo II y la Virgen María.

“Tenemos fe de que Luisito volverá a casa, lo tenemos en oración y le pedimos a la gente que nos ayude y se nos una. Aquí lo que queda es un milagro”, dijo frente a las imágenes.

Luis Enrique ama los partidos y juega como defensa en el equipo de la escuela de fútbol La Carreta, en Liberia, Guanacaste.

Madre no duerme. El amor de madre es incomparable y así lo demuestra Vanessa Villarreal, quien no pega un ojo desde el accidente y pasar pendiente del chiquito a un lado de la camilla en el hospital.

Al momento de la tragedia, Villarreal estaba en el hospital Enrique Baltodano de Liberia junto a una hija que sufría asma.

Por medio de una llamada telefónica le informaron la fatalidad que sufrió “Quique”, como le dicen de cariño los amiguitos.

Los familiares de “Quique” dicen que está jugando uno de los partidos más importantes de su vida y aunque el marcador va en contra, desde afuera hacen oraciones y le mandan porras para que se levante, una vez más, como tantas veces lo hizo al caer en la cancha.

“Es un buen defensa, le dan los tacos, pasajes y todo lo necesario para que juegue en el equipo La Carreta. Hoy queremos oraciones para que se recupere y esté con nosotros”, comentó su primo Greivin Villarreal mientras enseñaba una foto en el celular.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Cadena de oración para un milagro