| Hoy despedirán a bebito que murió torturado

Bautizan a angelito

Al pequeño de nueve meses que murió víctima de las torturas de los papitos lo bautizaron ayer durante la vela, en Alajuelita.

Sus familiares, que son católicos, sabían que la mamá y el padrastro todavía no lo habían llevado para que recibiera el sacramento.

Por tal motivo, al niñito se lo dieron en la sala de velación comunal, en el centro del cantón.

Al bebito lo vistieron como un angelito para darle el último adiós.

Decenas de personas llegaron a apoyar a la valienta tía del pequeño doña Elizabeth Ortega, que se ha hecho responsable del funeral y tiene la custodia de dos menorcitas que son hermanas del chiquito.

“Yo venía pasando por aquí y pregunté que quién había muerto, cuando me dijeron que se trataba del niño vine un ratito para rezar por él, es algo atroz, mientras algunas parejas están luchando por tener hijos, otras los maltratan así, no se vale”, dijo José Ángel Gutiérrez, vecino de Concepción Arriba de Alajuelita.

Otra de las que llegó a la vela fue la vecina doña María Marín.

“En la iglesia nos comentaron que el bebé estaba en la capilla y vine a rezar por él, no conozco a la familia que es de aquí (Alajuelita) pero es un momento de dolor, a una se le estremece el corazón cuando algo así pasa, él ya está en el cielo”, dijo la mujer.

El cuerpito lo entregaron en la Medicatura Forense a las 2 p. m., después de que los patólogos le hicieron la autopsia.

El bebé tenía fracturas en la cabecita, quemaduras de cigarrillo, golpes y moretones, además un bracito quebrado y las yemas de los deditos se las majaron con algún objeto, al punto de que una de las uñas se le cayó.

El caso fue descubierto la mañana del viernes cuando la Cruz Roja recibió una llamada de ayuda 100 metros al norte del mercado Borbón y al llegar encontraron al bebé en paro cardiorrespiratorio.

Detenidos. La tía del menorcito estaba muy afectada por lo sucedido por lo que prefirió no hablar.

Según se supo, ella había pedido desde hacía tiempo la custodia del pequeño porque tenía conocimiento de que necesitaba ayuda ante los maltratos pero en el PANI no le dieron pelota, así como tampoco tuvo efecto la denuncia que puso el miércoles pasado un taxista de apellido Hernández, quien vio las heridas que tenía el angelito, pues cuando los funcionarios del Patronato llegaron les dijeron que la mujer y el niño ya no vivían en la cuartería.

La Fundación Visión, una mano amiga, también había tratado de ayudar a la joven. Durante varios meses le dieron comida, ropita y pañales, pero después se negó a que la ayudaran más y ha ser llevada a una casa hogar con su chiquito.

Se espera que en las próximas horas se defina la situación legal de la madre de apellido Ortega y el padrastro Mora. El funeral será hoy a las 9 a. m., en el cantón.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Bautizan a angelito