| Accidente fatal a 300 metros de la casa

Árbol frena vida de piloto

Un desperfecto mecánico o una mala maniobra pudieron ser las causas del fatal accidente aéreo que cobró la vida del agricultor y piloto Blas Eduardo Marín Salazar.

Marín, de 54 años y vecino de Parrita, era reconocido como un piloto consentidor pues nunca les negaba a sus conocidos un vuelo de unos 20 minutos.

Por eso, a las 6:20 a. m., de ayer no fue extraño verlo salir en su ultraligero UL-TI085 a darse una vuelta sobre el Pacífico, pero en esta ocasión salió solo.

Lamentablemente la desgracia lo esperaba diez minutos después, a 300 metros de la casa, cuando perdió el control de la nave y pegó en la copa de un árbol.

Este accidente ocurrió en la finca Los Gerardo en la que siembran arroz y melón.

Los familiares apenas oyeron el golpe corrieron a ayudarlo. El ultraligero prácticamente estaba destruido y Marín prensado y con serias heridas.

En el avión quedaron algunas ramas del árbol.

“Tenía cinco años de pilotar, pero hasta en el 2012 le dieron la licencia como piloto. Aún no nos explicamos cómo llegó a ocurrir esta fatalidad pues tenía mucha experiencia”, dijo Jorge Fernández, cuñado.

Fernández agregó que, incluso, hace dos años pilotaba sobre playa Azul y se quedó sin gasolina por lo que se la jugó y aterrizó en la arena.

Muere en clínica. Fernández detalló que la ambulancia llegó 40 minutos después de que la llamaron, por lo que en la desesperación llamaron al director de la clínica de Parrita, Edgar Carrillo.

“Lo atendimos en el lugar, luego cuando los cruzrojistas llegaron lo llevamos hasta la clínica, pero entró en paro cardiorrespiratorio. Tratamos de hacer lo humanamente posible para salvarle la vida pero nunca respondió”, explicó el doctor.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Árbol frena vida de piloto