| Bocas nacieron en las “Pulpes”

Tapis bien chineaditos

Se ha preguntado alguna vez ¿cómo nacieron las deliciosas boquitas que acompañan las birritas en los bares?

Según la investigación del arquitecto Andrés Fernández sobre las cantinas de San José, la costumbre nació para cuidar el negocito y a la vez tener a los clientes contentos.

A inicios del siglo pasado, las cantinas y las pulperías compartían el mismo espacio, solo eran separadas por un biombo para que los niños no vieran a los tomadores bien tapineados.

Eso hizo que los cantineros hallaran muy práctico agarrar alguna de las latas de aceitunas, quesitos o salchichón que tenían en las “pulpes”, los picaran y sirvieran en un platico para chinear a los clientes.

“Era aprovechar el criterio de oportunidad. Un estómago vacío tolera menos el alcohol y muy lleno tampoco sirve, por lo que con una boquita entraba en calor, estaba contento y seguiría tomando, que a la postre era lo que les servía”, contó Fernández.

No a cualquiera. Pero no era cualquiera al que chineaban con los manjares, sino a aquellos tapis que eran buena paga y no les daba el guaro vaquero, porque la idea era que volvieran.

“Tortillitas palmeadas con salchichón, maní, palmito, en fin, la latería tradicional de la época”, añadió el investigador.

Uno fiel a ese estilo es don Jorge Motta, propietario de la cantina La Bohemia, quien no vende bocas cocinadas y chinea a los clientes con una deliciosa ensalada hecha por el mismo con queso, palmito, huevo duro, tomate, cebollitas encurtidas, aceitunas en trocitos y bañadas con aderezo.

Las bocas más elaboradas como las conocemos actualmente: el chifrijo, las costillitas, los frijoles con pellejo, los chicharroncitos, los garbanzos, entre otras surgen después de 1950, cuando las “pulpes” ya no eran tan rentables y decidieron cerrarlas.

Los cantineros aprovecharon ese espacio para poner mesas y adaptar una pequeña cocinita donde estuviera la pila para preparar las boquitas calientes.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Tapis bien chineaditos