| Violento choque en moto se convirtió en su gran lección

Aprendió a valorar la vida

Hilder Fonseca, de 38 años, vecino del barrio San Martín de Quepos, fue víctima de un terrible accidente de tránsito que le enseñó el valor de la vida.

El 3 de agosto del 2009, Fonseca viajaba en moto de Parrita hacia Quepos, cuando un carro rayó en un lugar donde era prohibido y causó el fuerte choque frontal.

“Yo iba como a 80 kilómetros por hora pero el otro carro venía pegando más de una teja, o sea, fue imposible evitar ese accidente. En el momento quedé consciente pero luego perdí el conocimiento”, recordó Fonseca quien fue llevado al hospital Max Terán, en Quepos, y de inmediato una ambulancia lo trasladó al hospital México donde permaneció en coma durante siete días.

A los dos meses los doctores le dieron la salida, pero sin un brazo, el que le tuvieron que amputar 22 días después del choque.

También le cortaron once centímetros del fémur izquierdo.

“En ese momento trabajaba en el Gollo de Parrita, al salir me siguieron ayudando pero por cuestiones internas, de pensiones y demás, tuve que abandonar la empresa y salir adelante solo”, recordó este luchador, que siempre ha tenido a su esposa como la mano derecha.

Tiempo después del accidente logró poner en su casa un supermercado, que luego se convirtió en una soda, con la que ha logrado sacar adelante a la familia.

Antes del accidente, la meta de Hilder era construir su casa propia, sueño que cumplió hace tres meses a punta de esfuerzo y dedicación.

El valiente

Hilder Fonseca

38 años , vive en Quepos. Casado y tiene tres hijos.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Aprendió a valorar la vida