| Ruda situación de familia que vive en tienda de campaña

Los ticos respondieron

Los ticos tienen un corazón de oro y eso se refleja cuando de ayudar se trata.

La Teja dio a conocer ayer la historia de la familia Torres Marín, que vive en un lote desde hace 15 días y debajo de una tienda de campaña porque la desalojaron de la casa donde vivía.

Ellos están pasando penurias en la entrada a Heredia, por el puente Pirro, porque no consiguen alquilar una casita para que vivan las siete personas que conforman el hogar.

Son dos adultos, dos muchachas y tres niños (un bebé de un añito y dos chiquitas de 4 y 8 años).

Apuntados. Luego de la publicación en La Teja el teléfono de Sibia Harrison, una muchacha herediana que les tendió la mano, no dejó de sonar.

“Me llamó un señor de la zona sur que me depositó ¢10.000 como una forma de poner un granito de arena. Otro me pidió la dirección para traerles comida. Otra me preguntó qué clase de leche tomaban los chiquitos para llevarles”, nos contó Sabia muy emocionada y agradecida.

Cuando La Teja fue a darles una vueltica ayer una pareja conformada por Marlene García y Román Villalobos iban a donarles un manteado para resguardar mejor sus pertenencias.

A eso del mediodía Sibia había recibido la llamada de cuatro personas dispuestas a alquilar, pero dos se quitaron cuando se les dijo que el IMAS iba a pagar.

Dos sí estuvieron dispuestas, pero las casas se ubican en San Ramón y en Sarapiquí.

En horas de la tarde la joven seguía recibiendo llamadas, opciones que luego iba a valorar con la familia para elegir la mejor.

En el IMAS señalaron, por medio de la oficina de prensa, que solo necesitan tener a mano la información del lugar en donde la familia va a vivir, para girarles de inmediato la plata de alquiler y otras ayudas, como colchones y una plantilla para cocinar.

Si usted esta dispuesto a extenderles una mano, puede comunicarse al 7202-2984 con Sibia.

La familia se mostró muy agradecida y esperanzada de conseguir pronto un lugar dónde vivir dignamente.

Los dos jefes de hogar, doña Felicia y don Gustavo Torres son diabéticos y mantenían a la familia con las comidas que preparaban en la casa y que salían a vender. Por la enfermedad que tienen hasta el momento nadie les ha querido dar trabajo.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Los ticos respondieron