| Bebida guanacasteca está a la orden del día

Le ponen sabor a puro vino de coyol

Si alguien quiere refrescarse la garganta en Arado de Santa Cruz solo tiene que buscar al profe Oquendo, como le dicen de cariño a don José.

Este guanacasteco es experto en preparar el tradicional vino de coyol y en estos días santos hace la venta loca de esta tradicional bebida en su finca La Garuva.

“Muchos turistas, amigos y familiares vienen a probar y comprar las botellas”, indicó el profe, quien recibe personas de Guápiles, Golfito, Pérez Zeledón, Ciudad Neily, Paso Canoas y hasta de San Carlos.

“La finca tiene 54 años de existir y por dicha se ha hecho buena fama con el vino de coyol que sale de aquí. Cada Semana Santa los espero porque son fieles visitantes”, detalló el señor que tiene mil palmas de coyol sembradas en su terrenito de las cuales saca el líquido que se fermenta por varios días.

En estos días de abril se le saca el último jugo a la cosecha que comenzó en diciembre pasado.

Según nos explicó Oquendo, él saca un juguito que pueden tomar los más pequeños de la casa, también se fermenta un vino para amenizar las actividades familiares y hacen otro más fuertecito para los que quieran pegarse la “tafies”.

Un litro de vino de coyol le cuesta ¢1.500.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Le ponen sabor a puro vino de coyol