| Familia de escazú fue la única que visitó el domingo a johnny araya

Estos sí son pericos de verdad

La familia de David Mauricio Herrera demostró serle más fiel a Liberación Nacional que muchos dirigentes de ese partido.

David, la mamá de él, doña María Isabel Herrera; la esposa María José Fonseca y los hijos María Fernanda, David y Sebastián, fueron los únicos pericos que llegaron el domingo a la casa de Johnny Araya y lo acompañaron después en una caravana que salió hacia el Balcón Verde.

“Trabajo de taxista y aunque el carro no es mío lo puse para jalar gente a votar de mi propia bolsa todo el día. Después me fui con la familia hasta la casa de don Johnny”, contó David.

Este vecino de Escazú dice que toda la vida han sido seguidores de Liberación y que en el barrio los conocen por ser tan fieles.

“Mi familia siempre fue verdiblanca, desde mis abuelos hasta mis papás y siempre nos inculcaron que somos liberacionistas de hueso colorado”, explicó.

Cuando Araya salió de la casa directo a la sede del partido, los Herrera se fueron detrás del carro del ahora excandidato y aunque al principio les costó entrar después de un rato lo lograron.

“Éramos los únicos en el lugar, aparte de los periodistas y algunos del partido. Cuando oímos los resultados de las mesas que decían que habíamos perdido, me sentí muy dolido y triste porque es un partido de tradición y fue vencido por uno que no lo es. Yo sé que mucha gente se sintió igual que yo”, dijo el taxista.

Herrera recordó que el golpe fue tan duro que quiso llorar.

“Me puse tan mal que no pude aguantar y se me salieron las lágrimas porque tenía la esperanza de ganar”, contó.

Hasta el final. La familia Herrera se quedó fielmente con Araya hasta que cerraron el Balcón Verde y el candidato perdedor les agradeció el gesto.

Curiosamente es un gesto que no tuvieron expresidentes del partido u otra gente que, de haber ganado el PLN, de fijo habría ido a pulsear un puesto.

“Ya tarde en la noche don Johnny se acercó y yo le dije que mi voto había sido para él y me dio un abrazo y me dijo que gracias por apoyarlo hasta el final y doña Sandra León me saludó a mí y a mis hijos”, detalló David.

El liberacionista dice que ahora solo le queda aceptar la derrota con la fe de que Luis Guillermo Solís haga las cosas bien.

“Yo nunca voy a votar por otro partido que no sea Liberación Nacional y aunque el partido vencedor no es de mi agrado yo le pido a Dios que ilumine a Solís para que haga las cosas bien”, dijo Herrera. En eso también es ejemplar, porque otros verdiblancos esperan lo contrario.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Estos sí son pericos de verdad