| Floribeth Mora viajó a Roma ayer en compañía de su esposo y dos hijos

Se fue con el corazón partido

Doña Floribeth Mora viajó ayer a Roma para participar en la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII.

Eso sí, cuando salió de la casa llevaba los ojos llenos de lágrimas.

“La mitad de mi corazón se queda aquí con mis dos hijas y mis nietos. Tengo una sensación de alegría y dolor porque es difícil despedirse”, explicó la mujer que recibió el milagro por el cual el papa Viajero será elevado a los altares.

Mora salió para el aeropuerto poco antes de las dos de la tarde al lado de su esposo y dos hijos, quienes la acompañan en el viaje.

“Estoy emocionada de ver que se acerca el día en el que vamos a compartir este hecho especial”, aseguró ya con maleta en mano.

En el aeropuerto más de uno se le acercó para saludarla, desearle suerte y sacarse fotos.

“En Roma mi principal misión será invitar al papa Francisco para que venga al país”, agregó.

Mora comentó que en el avión, que despegó a las 5 p.m., iba a rezar e intentar dormir, ya que en Roma le espera una agenda muy apretada.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Se fue con el corazón partido