| Joven periodista siempre cuida a Solís

La confidente del mandamás

Todos saben quién es el presidente electo Luis Guillermo Solís, pero no todos conocen quién es la persona que está detrás de los ajetreos del próximo mandamás de Costa Rica.

Ella veló porque no se le quemara la calva durante las rutas de la alegría que como candidato realizó Solís por todo el país. Pero no solo fue su sombra, sino que también cuidó que el “tata” de todos los ticos se alimentara bien.

Se trata de Stephanie González Ilama, una joven periodista de 26 años que se convirtió en la mano derecha del “presi”.

La comunicadora es gemela y se sabe todas las mañas de imagen y asesoría política.

González vive en Chepe centro y cuenta que creció en Paso Ancho. Trabajó durante cinco años en la Asamblea Legislativa hasta que el mismo Solís la eligió, en octubre del 2013, para que se encargara de la comunicación de la campaña rojiamarilla.

“Lo conocí cuando él ganó la convención y armó un equipo de campaña. Fue cuando les dijo a los diputados que deseaba que yo trabajara a su lado. Para mí fue muy emotivo, casi me pongo a llorar”, recordó González.

La periodista dice que Solís no es un jefe regañón ni amargado, pero que sí es una persona que corrige cuando tiene que hacerlo.

“Le enoja mucho la mentira y como es muy puntual le molesta llegar tarde a las citas. Él cuenta que cuando era niño quiso conocer a un presidente y lo esperó todo el día con la banderita y el señor nunca apareció. Entonces él dice que no quiere que ningún chiquito viva eso”, detalló la joven.

Siempre lo cuida. Stephanie siempre cuidó que Luis Guillermo comiera, porque con el poco tiempo que les quedaba durante las giras casi no probaba bocado.

“Le doy mucha agua. Cuando le pregunto si ya almorzó dice que no tiene hambre, que con una manzana o un banano se la juega. Por eso anda todo rajoncillo contando que desde que empezó la campaña está más flaco. Yo siempre le compro cosas en el camino”, dijo González.

Agregó que la calva y la cara se la cuidan todos del sol para que no se le queme o descarapele y que por eso siempre anda bloqueador.

“Si algún día tengo hijos les voy a decir que trabajé para darle al país al mejor presidente”, dijo con orgullo la joven periodista.

El “presi” es tan alegre que nunca pierde la oportunidad de darse una bailadita de swing criollo con la periodista. Sin embargo, una de las cosas que más lo pone triste es recordar a la mamá.

Stephanie señaló que lo que más admira de ”Luisgui” es la relación que él tiene con los hijos. “Cuando lo llama Inés él le habla todo chineado hasta le dice mi churris”, reveló la periodista, quien admite vivir una experiencia mágica al lado del “presi” electo.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: La confidente del mandamás