| Director de la polémica dis con vida nueva

Vapeo atrapó a FIGUERES

Le entró a la fumadera desde muy carajillo, a los ocho años para ser exactos, y sentirse muy importante porque en ese momento lo máximo era prenderse un blanco.

Hoy Mariano Figueres, el nuevo jerarca de la polémica Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), ha encontrado una salida para soltar el vicio que lo mantuvo agarrado durante 45 años.

En 20 años trató de dejar el cigarro pero nada le resultaba y desde hace 83 días está “vapeando” y asegura que el nuevo “vicio”, el cigarrillo de vapor, le ha cambiado la vida, aunque hay expertos, como la exministra de Salud, María Luisa Ávila, que cuestionan esta práctica (ver nota aparte).

“Traté con todo lo que decían que servía para dejarlo, como la hipnosis, los chicles, las agujas, los magnetos, los parches, los cigarros electrónicos, los cursos y nada resultó”, contó.

Figueres dice que se fumaba como mínimo un paquete de cigarros al día. Es decir 20 blancos.

El nuevo director de la DIS acepta que lo que más le preocupaba era el tufo que andaba siempre y las enfermedades. La muerte de su tío Antonio Figueres, por culpa del cigarro, lo hizo entrar en razón, además del bolsillo, que también salía perjudicado.

“Yo no compraba por paquete, yo compraba por rueda, los que a mí me gustaban no se encontraban en todo lado, así que tenía que encargarlos. Por mes gastaba unos ¢60 mil”, contó.

Broncón por humo. Una foto de Mariano en la que se ve echando humo en Casa Presidencial, que es un lugar libre de tabaco, causó polémica hace unos días.

El funcionario se defendió diciendo que no era humo de cigarrillo sino de un vaporizador, la nueva herramienta que está probando.

“La foto fue para perjudicarme, es una campaña en mí contra y hasta me abrieron un expediente en el Ministerio de Salud, pero como aún hay controversia con ese tema mejor ahora ‘vapeo’ afuera de Presidencia porque no quiero meter en un problema a don Luis Guillermo, lo que está prohibido es el tabaco y no el vaporizador. Es vapor lo que uno bota”, enfatizó el menor de los Figueres, nacido el 11 de abril de 1960.

Nueva vida. “Un amigo me contó de los vaporizadores y los contacté. Me aseguraron que con este sistema yo dejaba de fumar y sin conocer al muchacho que me atendió le dije ‘no sea usted tan jetón, porque yo no creía en nada’”, recordó, pero desde hace dos meses y medio dice que se siente como si fuera otro.

“Ha sido difícil, he estado con náuseas, vómito y chichas porque mi cuerpo se está desintoxicando. Ahora no necesito el cigarro, ya no huelo feo, tengo otra vida, más energía y hasta gasto menos plata”, dijo muy optimista.

El vaporizador tiene diferentes sabores y se le puede incluir nicotina, pero Mariano no la usa porque asegura que no le hace falta.

¿Qué es la cosa? El vaporizador un instrumento electrónico que suelta vapor de agua de un jugo con o sin nicotina, que se usa para intentar dejar de fumar.

“Yo fumé durante 42 años y probé de todo, y gracias a esto dejé de fumar y ahora hasta puedo dejar el vaporizador porque ya no lo necesito. Es un paso para dejar el vicio”, aseguró Napoleón Marenco, quien distribuye el producto.

El aparato tiene una batería, un tanque donde se almacenan los jugos y una resistencia para evaporizar el jugo y el cargador. En Costa Rica la empresa E-jugo se encarga de fabricar los jugos que el cliente encarga. A ese jugo se le pueden echar cuatro niveles de nicotina, según el vapeador. Hay de 1.8%, 1.2%, 0.6% o 0% que es cuando la persona ya no desea nicotina en su vaporizador.

“Tenemos un laboratorio en Moravia donde preparamos los jugos”, aseguró Kenyi Hernández, dueño de E-jugo.

Hay diferentes tipos y precios de kits para “vapear”. El más caro cuesta ¢300 mil y el más barato ¢35 mil. Cada botellita de jugo vale ¢6.500, las resistencias ¢2.500 y la batería se carga en un tomacorriente o en una compu. Si está interesado puede llamar 8311-6300.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Vapeo atrapó a FIGUERES