| Vivienne solís revela secretos de familia

“Profe” es un hermanazo

Si uno quiere saber vida y milagros de Luis Guillermo Solís una buena idea es pegarle una llamadita a la hermana Vivienne.

Ella junto al gemelo Freddy llegaron al mundo tres añitos después del nacimiento de “Luisgui”, por eso lo conoce como la palma de la mano.

“Mi abuela nos contaba que cuando lo llevaban a la iglesia él pedía que quería un hermano y una hermana, que si no eran los dos no nos quería. Al final logró lo que quería, desde siempre estuvo muy seguro en todo”, contó Vivienne a La Teja.

Para ella Luis Guillermo cumplió de maravilla con el papel de hermano mayor, aunque tampoco es que era un santito.

“Él siempre fue todo un ejemplo, un hermano muy amoroso al que se podía recurrir siempre. Claro que más de una vez se unía a mi hermano para molestarme a mí, la mujer”, agregó Solís.

Por eso un día, para vengarse por estas diabluras, le escondió unas bolinchas en un peluche.

“Nunca lo he visto tan bravo como ese día, ese hombre buscó y revolcó por toda la casa. A los muchos años me encontré las bolinchas y lo llamé para contarle, entonces me dijo que nunca entendió cómo hice para esconderlas”, relató.

Sin cambios. Vivienne asegura que el “Luisgui” que se ve en la “tele” es el mismo de la vida real, una persona auténtica que disfruta compartir y conversar con cualquier persona.

“A él le encantan los pejibayes, le gustan las cosas saladas, no es muy dulcero. Hace los mejores picadillos del mundo, especialmente el de vainica y carne. Pero en general todo lo que hace es para chuparse los dedos”, aseguró.

También es una persona a la que le gusta mucho sembrar, por eso más de una vez se encarama unas botas de hule y se va a apear chayotes a la finca de la familia.

“Se la juega tocando el piano, canta muchas canciones guanacastecas y clásicas. Además, le hace mucho a la lectura”, agregó.

Vivienne cree que sus principales virtudes son la paciencia y la constancia, que le ayudan a tomar decisiones pensadas.

Para ella otro punto importante es que se formó en el seno de una familia de clase media de donde aprendió a dar más por los demás y a trabajar fuertemente.

A pesar de que en los últimos meses su agenda ha sido muy apretada, siempre ha sacado el tiempo para estar con la familia.

“Nos reunimos los fines de semana y él trata de ir lo más que puede. Incluso, en esos encuentros aprovecha y nos pide consejos.

“Yo a Luis lo quiero con toda el alma, es una persona especial”, concluyó la orgullosa hermana.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: “Profe” es un hermanazo