| Ungüento escasea en alrededores de la merced

Mariguanol ni el olor

¡Agotado! Esa fue la respuesta que escuchamos varias veces al preguntar ayer por el ungüento todoterreno llamado Mariguanol.

En el parque de La Merced y sus alrededores, en Chepe, donde desde hace meses se vende, no lo encontramos.

“Salió a la venta hace como seis meses y viera cómo lo busca la gente. La misma Policía, una vez que me decomisaron unos tarros de Mariguanol, me dijeron que es muy bueno”, dijo don Juan, uno de los vendedores que se la juega con el producto.

Doña Valeria Ortiz, quien estaba hablando con unas amigas en el parque, contó que en los últimos días ha estado difícil conseguir el ungüento. Ortiz agregó que ella lo usa cuando se le hinchan los pies, para que no se le resalten las várices y cuando tiene inflamaciones o golpes.

“Acá en el parque todo el mundo viene a preguntar por el ungüento pero es tan buscado que ya no hay, por eso yo tengo mi botecito bien guardado en la casa”, contó Ortiz.

Y a tan solo 25 metros de donde ella, una mujer mayor que iba pasando, María de los Ángeles Rodríguez, dijo que también es fiel compradora del “ungüento mágico”.

Contó que lo usa para dormir calientita.

“Es buenísimo porque yo padezco de azúcar y me costaba dormir, siempre me echaba alcohol y cremas en la planta del pie pero no me hacían nada, ahora me pongo Mariguanol y como me refresca, descanso rico”, aseguró doña María, quien agregó que en el parque ya casi no encuentra crema y que por eso pregunta en otros lados.

“Ahí por el mercado del antiguo Registro Civil (Chepe centro) siempre hay”, aseguró Rodríguez.

El bendito Mariguanol también se vende mucho en El Salvador y Nicaragua. De esos países lo meten a Costa Rica.

El ungüento es una mezcla de pino, eucalipto, mentol, alcanfor y silicato. El nombre del producto es por un extracto de marihuana, aunque algunos estudios demuestran que la pomada tiene más alcanfor que otra cosa.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Mariguanol ni el olor