| Presi visitó a los nuevos vecinos

“Luisgui” alborotó el vecindario

El presidente, Luis Guillermo Solís, sacó de las cobijas a Marcela Méndez, y eso que eran las 8:40 de la mañana, cuando fue a visitar a los vecinos que viven cerca de la Casa Presidencial, en Zapote.

“¡Qué vergüenza!, me agarró en pijamas pero no importa, yo tenía que saludar al ‘presi’”, contó Méndez.

Esta joven, de 20 años, confesó que el martes escuchó que el “presi” visitaría el barrio pero creyó que se volvería pura paja.

“Mi mamá me llamó, me dijo: ‘Marcela, ahí está el presidente’, estaba dormida, me sacó de las cobijas”, dijo Marcela.

Al igual que a esta joven estudiante de enfermería, “Luisgui” sorprendió a los vecinos que no esperaban la visita del tata de los ticos.

Solís comenzó el recorrido por los barrios que quedan alrededor de la Casa Presidencial a eso de las 8:30 a.m., vuelta que se alargó por más de dos horas.

“Quiero ponerme a la orden de mis vecinos, por eso los quiero pasar a saludar, este es el principio de una gran cantidad de reuniones que voy a tener con la gente de este país”, explicó “Luisgui”.

Pulseada invitación. En el recorrido que hizo llamó la atención Luis Diego Bolaños.

Este muchacho, que vive al costado sur de la Presidencia, se fue detrás de Solís durante todo el recorrido para asegurarse de que el “presi” visitara a su abuelita, doña Fanny Fonseca.

“Mi abuelita lo está esperando, ya la llamé para que le tuviera cafecito, nunca un presidente había salido a saludar a sus vecinos”, dijo feliz Luis Diego.

Y la verdad que la pegó con la invitación porque doña Fanny le tenía un buen casado con un sabroso pescado, un recuerdito y hasta fresas con chocolate.

“No todos los días nos visita una persona como el señor presidente, me siento muy feliz, para mí fue todo un honor que viniera a mi casa, es que es una persona muy humilde”, aseguró muy emocionada la botada vecina.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: “Luisgui” alborotó el vecindario