|

Lesión de Sabo le apagó la alegríatres tejotas

Doña Laureen Ortega ya tiene más que comprometidos los ¢300.000 que se ganó con La Teja el miércoles y aunque está muy contenta por compartirlo, como gran morada que es la lesión de Saborío le apagó la alegría.

Esta vecina de San Antonio de “Coro” distribuirá el premio entre sus tres hijos y su esposo para celebrar el Día del Padre.

“Ya mis hijos están haciendo planes, una me pidió cambiar el celular, el menor me dijo que quería una laptop y, bueno, me cae apenas porque viene el Día del Padre”, contó doña Laureen.

Nuestra fiel lectora confesó que tiene todo un ritual para activar el código de la suerte.

“Todas las mañanas salgo a comprar La Teja, le pego una repasada, hago el fotograma y después activo el código, siempre antes del mediodía”, aseguró.

Doña Laureen contó que le encanta La Teja porque usa un lenguaje que todos entienden y siempre viene bien surtidita de información.

“Me duele mucho lo de Saborío, nos va a hacer mucha falta, la noticia le soy sincera me cayó como un balde de agua fría”, dijo decaída doña Laureen.

Bueno, pero ahí tiene tres tejotas y La Teja para tratar de olvidar eso y ponerle buena cara al mal tiempo de la Sele.

Coronado

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Lesión de Sabo le apagó la alegríatres tejotas