| Déle sabor a su vida

Evite salar su salud

Doña María Isabel Cambronero es una fanática del salero. No soporta tener que comer algo con poca sal.

Desde el desayuno, el almuerzo, la comida y hasta las frutas deben llevar sal porque si no la comida no le sabe a nada.

“Desde que era niña recuerdo que mi abuelita me enseñó a consumir sal, como sabe tan rica y la como en grandes cantidades a mí no me puede faltar”, enfatiza la señora, quien le pone sal a naranjas, mangos, cases, limón ácido y a las ensaladas.

Es un hábito que se está volviendo una herencia en su familia. “Mis nietos ya comen con buena sal, aunque las mamás les digan a ellos que no deben hacerlo, parece que llevan mi herencia”, contó doña María.

“No creo que uno se pueda enfermar, ya que siempre me he hecho muchos exámenes y todo ha salido bien. En cuanto al consumo de la sal los doctores nunca me han dicho que la deje”, contó entre risas.

Pero no todas las personas tienen la misma suerte con la sal como doña María.

Aunque hay que consumirla para el buen funcionamiento del organismo, echarle mucha sal al cuerpo es dañino.

El doctor Carlos Araya, médico internista del hospital Calderón Guardia, explica que el exceso de sal puede aumentar la cantidad de agua en el cuerpo y ser la responsable, en algunas personas, del desarrollo de enfermedades como las cardiacas y las renales (riñones).

Por otro lado, el faltante de sal, asegura el Dr. Araya, puede afectar la presión arterial, causar convulsiones y hasta desmayos.

¿Entonces cuánto es mucho o poco? La cantidad total de sal que el cuerpo puede consumir es una cucharadita al día, es decir, unos 2.300 miligramos.

Otra medida muy clara nos la da el doctor Araya.

“Lo recomendable es que las personas consuman de dos a cuatro gramos de sal al día, la cantidad sería lo que cabe en una tapa de una botella plástica de refresco gaseoso”.

Para que no abuse de la cantidad de sal que puede consumir al día, es importante que lea las etiquetas de los productos preparados para que tome en cuenta cuanta sal traen.

Recuerde que en los productos enlatados o empaquetados la sal aparece con el nombre de sodio.

“Es normal que la gente consuma más de lo que debe que es de 7 a 8 gramos diarios, consumen hasta el triple de lo recomendado”, agregó el doc.

Sin embargo, el exceso de sal no afecta a todas las personas por igual, por ejemplo, los deportistas y las personas que están expuestas a altas temperaturas por sus trabajos y que sudan mucho, necesitan consumir hasta seis gramos para evitar problemas por pérdida de agua o deshidratación.

Buenos olores

La nutricionista Paula Quesada asegura que a la hora de cocinar debe evitar echarle sal a la comida.

“Se deben usar más olores y hierbas para usar la menor cantidad de sal posible y así darle sabor a los alimentos. Es recomendable usar hasta la pimienta porque no tiene sal y todos los vegetales aromáticos que encuentre”, dice la nutricionista, quien dice que si le quiere echar sal al cocinar la medida perfecta es una pizca para cada alimento, no más.

Entre los alimentos que más sal tienen están las zanahorias, todos los derivados de la leche, la coliflor, el huevo, los rábanos y las espinacas.

Sin embargo, ninguno se compara con la cantidad de sal de la comida procesada (la que viene en lata).

“Es recomendable que los alimentos enlatados, como los vegetales, sean lavados para quitarles la gran cantidad de sal concentrada que tienen, no usar el líquido en el que vienen. Los quesos procesados y los embutidos son los que más sal concentrada tienen, así que es mejor evitarlos”, dijo Quesada.

Los alimentos light o livianos no son recomendables para las personas sensibles a la sal porque contienen mayor cantidad. En las etiquetas debe buscar cuanto sodio trae el producto, de ahí empieza a sumar para que no sobrepase la cantidad recomendada que es una cucharadita.

Colaboró con esta información Marvin Gamboa.

Un almuerzo tiene cerca de 1300 miligramos de sal, los snacks cerca de 260 mg, los jugos pueden tener 650 mg, y los embutidos andan en 460 mg de sal, las comidas rápidas tienen unos 310 mg.

En total, por día puede consumir 2300 miligramos de sal, que equivale a una cucharadita. Cortesía FDA

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Evite salar su salud