|

Chepito y la caída de Soley

Sin embargo, un mes antes, en octubre, la Iglesia luterana de Costa Rica había enviado a la Sala IV una carta en la que asegura que Jiménez había dejado de ser obispo desde el 26 de abril del 2014, 11 días antes de la toma de poderes de este gobierno, sin embargo, antes de conocerse esa carta Jiménez nunca había dicho ni pío. Incluso indicó que él pidió un permiso temporal para no perder el puesto en la Iglesia luterana y poder entrar al gobierno.

Todo este caso olió muy raro por la poca claridad de alguien que ha sido religioso.

Y saco a la luz todo este asunto porque con la renuncia el pasado sábado del viceministro de la Presidencia, Daniel Soley, casualmente colaborador de Jiménez, otro nubarrón cae sobre Casa Presidencial

¿Quién mandó a Soley a ofrecerle una embajada a la procuradora general, Ana Lorena Brenes, que ha sido una piedra en el zapato para el gobierno de Luis Guillermo Solís?

Una nueva mancha cae sobre un gobierno del PAC, supuesto defensor de la transparencia.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Chepito y la caída de Soley