| Hoy la iglesia Católica celebra el día de San Pancracio

Bendito por el brete y la salud

Don Miguel Leandro Montenegro se levantó tempranito porque no quería perderse la misa de este domingo.

Él se fue directo para la iglesia La Soledad, ubicada sobre el barrio chino en Chepe con su mamá María Rita y su esposa doña Mayela.

Ellos agarraron buen campito en la homilía de san Pancracio.

“Mi esposa se había enterado de la misa solemne para san Pancracio, patrono mártir de los que no tienen trabajo y tienen mala salud, entonces me dijo que viniéramos porque iba a estar muy bonita. Yo le dije a mi mamá y nos levantamos temprano para coger el bus”, dijo Montenegro.

Al final de la misa el padre Carlos Humberto le pidió al santo que intercediera por los necesitados y bendijo el pan que llevaron los creyentes.

“Venimos a agradecerle al santo por el trabajo que le dio a mi hijo, mi sobrino y a un amigo. Por eso trajimos pancito y lo repartiremos entre la gente", comentó Marta Morales.

Por su parte, doña Flory Morales que trabaja como profesora en la escuela Corazón de Jesús, en Aserrí, llegó a pedirle al santo que les ayude a solucionar la bronca que los maestros tienen con el MEP, por la falta de salarios.

“Vengo a pedirle que termine la huelga porque los más perjudicados son los niños”, dijo Morales.

Sigue celebración. Hoy se conmemora a san Pancracio por lo que en la iglesia de La Soledad hay siete misas programadas para agradecerle al santo. La primera es a las 6:15 a.m., luego a las 8 a.m., y a 11:15 a.m.

Las otras celebraciones son a las 12:30 m.d., que incluye serenata; a las 4 p.m. y 5:30 p.m. La última misa es a las 7 de la noche, que también tendrá serenata.

“En todas las misas se bendice el pan como signo de las bendiciones que hemos recibido de Dios y, por eso, las personas lo regalan”, explicó el Padre Carlos.

San Pancracio

San Pancracio fue un ciudadano romano que se convirtió al cristianismo y que fue decapitado en el año 304, con 14 años de edad.

Fue uno de los mártires de los primeros tiempos del cristianismo que más fama alcanzó.

Nació en Frigia, de padres ricos y paganos.

Cuando su padre murió solo tenía 7 años por lo que el tío paterno llamado Dionisio lo crió y se lo llevó a Roma, en donde el papa Cornelio lo convirtió al cristianismo.

Es considerado como el santo de los afligidos por la pobreza, de la fortuna y de los juegos de azar.

En Costa Rica se le agradece por los favores que realiza entre los fieles para conseguir trabajo y buena salud.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Bendito por el brete y la salud