| Curiosidades en el anuncio del Gabinete

Adentro estuvo mejor que en tele

Todo el mundo entró ayer como Pedro por su casa al Auditorio Nacional, en el Museo de los Niños, a pesar de que en el lugar se encontraban 21 miembros del nuevo gabinete del presidente electo Luis Guillermo Solís.

Cuando los invitados y la prensa ingresaron al auditorio, a eso de las 4: 30 p.m., no se observó por ningún lado “gorilas” que brindaran seguridad especial, ni siquiera uno que otro “tombito” que sacara pecho.

La gente ingresó y nadie los revisó ni les pidió invitación.

Llamó la atención que a la entrada del auditorio estaba ubicado un joven recogiendo una contribución voluntaria por el parqueo, pero, la gran mayoría pasó lejos de la cajita, que más bien parecía una alcancía.

Cuando nos acercamos al encargado de la cajita nos contó que un señor sacó´ un billete de dos mil colones y le pidió vuelto. ¡Parece que los nuevos personeros del gabinete son algo agarraditos!

Momentos. La actividad comenzó con 10 minutos de atraso y otra vez, Estefanía Carvajal, la intérprete Lesco del nuevo “presi”, se robó las miradas de los presentes, porque además de guapa tiene buen porte.

“Luisgui” inició la conferencia haciendo unas señas en Lesco con las manos que indican alegría. Eso sí, tuvo que aclarar que no era una señal satánica, porque se parecía a las que hacen los cantantes de rock pesado.

Durante la presentación de su nuevo equipo, el nuevo mandamás tuvo tres momentos curiosos.

Cuando una periodista preguntó si su vice Helio Fallas iba a tomar el recargo de ministro de Hacienda ad honorem (bretear gratis), la cara de Fallas lo dijo todo. Fue algo así como “¿está loca, muchacha?”, pero después se sonrió y se puso colorado.

También “Luisgui” tuvo que apechugar cuando le cuestionaron que el nuevo presidente del ICE, Carlos Obregón, fue subgerente de Energía cuando ocurrieron los apagones que sufrimos los ticos en 2007.

El “presi” alegó que era mejor ver el futuro y no el pasado; pero en realidad ese fue un golpe bajo.

Finalmente, Luis Guillermo dijo que sus ministros y presidentes ejecutivos tenían que comprarse tenis nuevas, porque los quiere en la calle, breteando en las comunidades, y no en las oficinas, tirándoselas de ricos.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Adentro estuvo mejor que en tele