|

Al tabo por tener buen sexo

Los encuentros de la pareja duraban más de una hora, comentó el juez.
Los encuentros de la pareja duraban más de una hora, comentó el juez.
ampliar

Vecinos de Romeo Artemio Lori, de 42 años, estaban tan enfermos de los gemidos de su novia que se quejaron ante un juez.

Pero el feroz amante ignoró las reiteradas peticiones de bajar el tono de sus sesiones amorosas. Un tribunal escuchó cómo al menos 12 vecinos enojados en Vigodarzere, Padua, dijeron que estaban perturbados por sus gritos durante el sexo.

Los encuentros de la pareja duraban más de una hora, comentó el juez. Los vecinos presentaron una denuncia, citando el caso como uno de “acoso”, debido a la forma en que el semental italiano los aterrorizaba con los fuertes ruidos.

Durante la audiencia Romeo afirmó que era castigado por ser demasiado bueno en el sexo. Asimismo, sostuvo que había una diferencia entre el acoso y ruidos.

Pero el juez dijo que encontró las demandas de los vecinos razonables y condenó a Romeo a pasar tiempo a solas en la cárcel. El “delincuente” dijo que tiene la intención de apelar la sentencia lo más pronto posible.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Al tabo por tener buen sexo