|

La media naranja está en el supermercado

EMOL / GDA. Salir a la calle en pijama, despeinada o en trapos está absolutamente prohibido dentro de las reglas básicas que debiera seguir una persona que está en modo de conquista.

Según la empresa inglesa especialista en el sector de ventas, Shopitize!, el amor y los centros del consumo tienen mucho más en común, son los nuevos puntos de encuentros románticos.
Según la empresa inglesa especialista en el sector de ventas, Shopitize!, el amor y los centros del consumo tienen mucho más en común, son los nuevos puntos de encuentros románticos. (Stock)
ampliar

No es que uno se vuelva extremista y ande viendo posibilidades en cualquier ser que pasa por el lado. Pero sí de ser precavido con la imagen que se proyecta, más cuando vamos de compras al supermercado. Y aunque la apariencia forma parte de la primera impresión no es necesario andar dando falsas imágenes sobre quienes realmente somos.

Según la empresa inglesa especialista en el sector de ventas, Shopitize!, el amor y los centros del consumo tienen mucho más en común, son los nuevos puntos de encuentros románticos. 

¿Extraño? Puede ser, pero recuerda que cuando “alguien” te impacta puede ser en cualquier momento y en el lugar menos inesperado. 

En un artículo publicado en la revista cibernética, femalefirst.co.uk, afirman que 1 de cada 8 personas han dado su número de teléfono a una persona que conocieron en el supermercado, y de acuerdo al psicólogo David Holme de Shopitize, se debe a que las personas que circulan en ese lugar han concretado varias salidas.

 La primera razón es que la conexión puede depender  de lo que lleve en el carrito, porque de acuerdo a lo que compre es posible tener luces sobre la “personalidad” del individuo.

“Dos terceras partes de las personas que se dieron cita en el supermercado dijeron que se sentirían atraídos por alguien con hábitos de compras similares a los suyos, donde los que más gustan son los con aires de chef y sibaritas”, comentaron. 

El argumento no resulta tan inverosímil si consideramos la propuesta del “gurú de la nevera”, el estadounidense John Stonehill, quien en su blog, CheckTheirFridge.com asegura que uno puede conocer a alguien y sus intenciones de conquista, si analiza el contenido de su refrigerador, por tanto, lo que compra. 

En los templos del consumo, aseguran los de Shopitize! se dan cita personas de todas las clases sociales abriendo el juego con más opciones y eso da paso, al argumento de la “variedad”. 

Otra razón es la “atmósfera”. Aunque la música de ambiente no sea perfecta, el ambiente puede ser relajado, diverso, porque solteros, casados, familias, amigos, todos van al mismo lugar a llevarse sus alimentos. No hay el estrés típico. 

Importante el horario

Lo ideal es ir en los “horario para solteros”. “Cualquier día temprano por la noche es más común ver a hombres o mujeres solteras caminar por los pasillos, y el sábado hemos visto que es donde los hombres aparecen para abastecerse”, declararon.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: La media naranja está en el supermercado