|

Los coreanos comen cada vez menos carne de perro

Daegyo, el famoso restaurante de carne de perro que abrió en una callejuela de Seúl en 1981, sirvió el viernes su última cazuela de boshintang, guiso de carne de perro, en reflejo de los desafíos que enfrenta un comercio que no es ni legal ni explícitamente prohibido según las leyes surcoreanas. Simultáneamente, los activistas defensores de los animales instan a la gente a no comerse al mejor amigo del hombre.

Los partidarios de los perros como alimento o como mascotas han coexistido en la historia reciente del país no exenta de controversias.
Los partidarios de los perros como alimento o como mascotas han coexistido en la historia reciente del país no exenta de controversias. (Archivo)
ampliar

Durante más de 30 años, la chef y propietaria de restaurante Oh Keum-il cobró notoriedad por la calidad de su carne de perro, otrora uno de los alimentos favoritos de Corea del Sur.

Durante su juventud, Oh viajó por el país para aprender las recetas de carne de perro de cada región. Durante un período de reconciliación de las dos Coreas a principios de la década pasada, viajó a Pyongyang como parte de una delegación empresarial y probó una decena de recetas distintas.

Adaptó platos famosos para incluirles carne de perro, reemplazando la carne vacuna por la perruna en el bibimbap, un plato tradicional de carne con arroz, pero la experiencia de décadas de la chef de 58 años de edad para elaborar y recrear un alimento consumido desde hace siglos en Corea está por pasar a la historia.

Los partidarios de los perros como alimento o como mascotas han coexistido en la historia reciente del país no exenta de controversias. En tres  “días del perro” , en la temporada más calurosa del año, muchos surcoreanos forman largas filas para deleitarse con la carne de perro deshilachada con vegetales servida en una sopa picante por considerar que refuerza su resistencia al calor.

El cierre del restaurante de Oh, que un periódico local publicita como  “La tierra santa del boshintang ”  y frecuentada por dos expresidentes, Li Myung-bak y el ya fallecido Roh Moo-hyun, demuestra que una de las dos posiciones contrapuestas está afianzándose más entre la juventud.

“El boshintang manifiesta una brecha generacional ” , afirmó Oh.  “ No hay clientes jóvenes ”.

También se come perro en países como China y Vietnam. La larga tradición en Corea del Sur es tal que un respetado tratado del siglo XVII de medicina coreana resalta sus beneficios para la salud, pero ahora ese alimento es cada vez menos atractivo para los jóvenes. Oh planea reabrir su restaurante para servir carne vacuna asada.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Los coreanos comen cada vez menos carne de perro