Lunes 24 de febrero de 2014
Una novia toditica de blanco, hasta la cara

Esta joven -aunque no lo parezca- celebra su boda. La tradición indica que su cara debe cubrirse con una máscara de yeso. Pertenece a la etnia de los pomak -búlgaros convertidos al islam-y se trata de un rito tan antiguo en el pueblo de Ribnovo, a 200 kilómetros de Sofía, que los habitantes desconocen su origen, solo saben que deben cumplirlo cada año en invierno.