|

El patio y el baño fueron el refugio perfecto

El patio y el baño de la choza de Michael Umaña sirvieron de refugio para que Grettel Moraga (esposa) y doña Amparo Corrales (mamá) rezaran hincadas cuando Michael se alistaba para ejecutar el último y decisivo penal.

El defensor morado fue el encargado de darnos el pase a cuartos de final de un campeonato Mundial, por primera vez en la historia del fútbol tico y centroamericano.

La info completa de cómo vivió la familia del jugador el glorioso tiro de penal se la contamos en La Teja.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: El patio y el baño fueron el refugio perfecto