| Don Miguel soto es un fiebrazo de los Jeep

Se enamoró por aventurero

El espíritu aventurero de don Miguel Soto Gómez lo llevó a enamorarse de los jeep.

Este fiebrazo de 80 años de edad cuenta que desde la primera vez que se sentó en un carro de estos le entró el amor y hasta la fecha.

Hoy tiene cuatro de estos chuzos en la cochera; tres son propios (uno modelo 48 y dos del año 1952 ) y uno es de su hijo (Marco Vinicio Soto), que es un Willys de 1945.

“Desde que era jovencito me encantan, el primer carro que maneje fue un jeep Willys tapa baja. Lo manejé desde La Sabana hasta Pavas y lo hice hasta sin licencia. Había que llevar un carro y nadie podía, me dijeron y me lo llevé”, recordó el santaneño.

Además como vivió 33 años en Nicoya, dice que entonces esos carros eran ideales para los caminos guanacastecos.

“Yo no tenía mi propio jeep, una vez me prestaron uno que estaba debajo de un palo de mango como gallinero. Pregunté y me dijeron que estaba guardado desde hacía años, yo le limpié las cuitas y le eché gasolina, lo estrené yendo a Sámara cuando la carretera era puro barro y ríos”, dijo don Miguel, quien asegura que algo que lo enamoró más es que estos carros entran donde ningún otro puede.

“Me encanta la historia del carro, hemos hecho aventuras tan lindas y como se desmantelan todos incluso pasamos donde hay un palo caído, solo le bajamos el parabrisas”, agregó.

Después de andar carros prestados, don Miguel decidió comprarse el propio hace 20 años.

“Los tres míos los compré casi destartalados, uno de mis hijos es ingeniero mecánico y mecánico automotriz, entonces nosotros mismos los tenemos como nuevos”, explicó don “Migue”, quien asegura que los fines de semana si no andan batiendo barro con los jeep los están chanenado.

“Definitivamente es el mejor carro que existe, es nuestro pasatiempo, disfrutamos con todo lo que le hacemos”, agregó.

Lléguele

Mañana celebrarán el vigésimo aniversario del club jeep Willys en Costa Rica. El evento será en la pista La Olla, en Sabanilla de Alajuela, a las 8 a.m.

La entrada general cuesta un rojo y habrá música, comida y exhibición de los chuzos.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Se enamoró por aventurero