| Al distribuidor se le agotaron y los más espabilados las venden sueltas pero más caras

Se dispararon las postalitas

La escasez de postales y la fiebre de tener el álbum oficial del Mundial Panini completo ha hecho que los precios de las estampitas se disparen.

Para que se haga una idea, algunos venden una sola postal en ¢2.500.

DIPO, que es el distribuidor oficial del álbum, se quedó con las bodegas vacías (ver nota aparte) y los más vivos han hecho buena plata con la venta de las que tienen.

Por eso, además de buscar el mejor precio de una postal hay que caminar bastante para ver dónde tienen a la venta. No es de extrañar que ya en muchas pulperías se tope con el rótulo que dice: “no hay postales”.

En Tibás, uno de los lugares que le ha sacado el jugo a la venta es la tienda “Eclipse Store”.

“Al principio fue flojón, pero vendían más barato que la competencia, y se regó la bola. En menos de un mes hemos vendido como 30 cubos (15 mil postales)”, contó Giovanni Alvarado, empleado de la tienda.

Según Alvarado, por día llegan unas 150 personas solo a buscar postales.

“Incluso un sábado se hizo hasta fila y durante algunos días nos hemos ido a las 8 de la noche aunque cerramos a las 6 p.m.”, agregó.

Ayer al medio día ya iban a cerrar la venta porque no pueden conseguir más postales y tenían muy poquitas.

El precio de cada postal es diferente según el jugador y van desde los ¢50 hasta ¢800.

Esta situación no solo pasa en Chepe, ya que en Cartago y Alajuela ocurre la misma historia y los que quieren hacer negocio sacan las mesas y las ponen a la venta.

En la ciudad de las brumas Óscar Quesada Calvo es como el “magnate” de las postalitas y el negocio lo desarrolla en su abastecedor Priscila, ubicado detrás de la basílica en Cartago.

Don Óscar debió poner una mesa para poder mostrar todo su inventario. En ese negocio los clientes se dan gusto escogiendo o preguntando por las que les faltan.

“Aquí vienen los papás y mamás con sus hijos e hijas, personas de la tercera edad, chiquitos de escuela y colegio. Cuando los chiquitos vienen con los papás compran más postalitas”, indicó Quesada.

Por ejemplo, las postales de Franck Ribery, Radamel Falcao, Mario Balotelli valen ¢300 y las de Lio Messi y Cristiano Ronaldo ¢500.

En la provincia de los mangos hasta en una venta de helados caseros se consiguen postales con doña Gabriela Oses.

“Mucho niño de escuela viene a comprar, las tengo a ¢100 y a ¢200 las especiales. Estoy consciente de que en otros lados cobran hasta 2000 y 5000 colones”, dijo Gabriela.

Grandes vacíos. En los supermercados cuesta mucho encontrar postales. Mediante un recorrido verificamos que en Walmart, Palí, MaxiPalí y Automercado están totalmente agotadas.

No obstante, en otras tiendas como Office Depot se encuentran, pero solo sobres.

“Ya cajas no quedan, pero sobres hay en Escazú, La Uruca, Las Arcadas y Heredia nada más”, informaron vía telefónica.

Colaboraron: Jorge Calderón y Francisco Barrantes, corresponsales LT.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Se dispararon las postalitas