|

Lo dejó como nuevo

Don Erick Ríos se puso la meta de dejar como nuevo su jeep Willys modelo CJ3A, del año 1950 y al final lo logró.

La historia de este chuzo comenzó en el 2002 cuando a Ríos le llegaron a ofrecer el carro, que estaba muy descuidado.

Este vecino de San Ramón de La Unión no lo pensó dos veces para comprarlo, pese a que le advirtieron que se lo podía llevar sólo si el vehículo le encendía.

“Fui a Corralillo de Cartago a traerlo; lo arranqué y apenas llegó a la casa porque no volvió a encender nunca más”, dijo Ríos.

El fiebrazo tuvo el gusanillo de tener un Willys principalmente para recordar su infancia, porque al lado de este tipo de carros creció.

“Mi abuelo tuvo un pick-up de la marca Willys y cuando entró al negocio de la venta de maquinaria compró una flotilla de jeep”, contó este comerciante.

Cuenta Ríos que fue a recoger la “nave” con su esposa Ileana Mora, a quién involucró en el proyecto desde el principio.

“Le conté la idea a mi familia y mi señora con mis cuatro hijos me apoyaron”, dijo este fiebrazo de los Willys.

Este chuzo estará hoy en la celebración del 20 aniversario del club de estos jeeps en el país, en la pista La Olla, en Alajuela.

El carro de don Erick es de tipo civil y tiene todas las piezas originales.

“No es militar y está con todo original. El motor es el original de 4 cilindros (1800 cc) y la caja es una T90”, contó.

El comerciante manifestó que le cambió el color.

“El color no coincide en este momento con los que había aquí que eran rojos, verdes y azules y los amarillos estaban en Estados Unidos, aunque en Costa Rica creo que entraron dos”, dijo.

Duro proceso. Don Erick tiene el carro desde el 2002 y asegura que en ese momento comenzó lo bonito y lo duro.

Este Willys fue al taller solo para reconstruir las latas, los asientos y la pintura, todo lo demás fue obra de Ríos.

“Duré ocho años restaurándolo porque nunca lo llevé a un taller, todo lo que fueron roles, rótulas, chanelas, frenos y las otras cosas las hice yo”, dijo.

Lo curioso de todo esto es que este hombre no es mecánico y lo que sabe es muy por encima.

“Tengo conocimiento de mecánica pero muy básico y lo que hice fue por la investigación que realicé por Internet. También un señor que se llama don Evelio me ayudó bastante, él fue de los que más me ayudó para que el carro esté así”, manifestó.

“Es una sensación muy agradable y es como volver a los tiempos de uno; cuando lo ven (el carro) en la calle me preguntan qué año es y que si lo vendo, pero no lo vendo porque fueron muchos años de sacrificio que no tienen precio”, expresó.

El jeep no tiene mucho uso, pues como dice el propietario el carro ya trabajó suficiente y ahora le toca descansar y pasear.

“Lo saco más que todo los lunes que tengo restricción (con el otro vehículo) y los domingos a dar una vuelta; tampoco he ido muy lejos con el carro”, dijo.

Una de las metas que tenía Ríos cuando compró el chuzo era dejarlo como nuevo y al verlo cómo lo tiene en estos momentos asegura que cumplió con el objetivo.

Espabílese

¿Qué estrategia o táctica se puede aplicar para ahorrar gasolina, ya sea mientras manejo o tengo el carro detenido?

Se pueden hacer varias cosas: revisar que la presión de las llantas sea la adecuada, porque una mala presión incide en desperdicio. Hay que tener bien afinado los filtros y el motor del carro, pues de lo contrario se puede sobreexigir al motor y acabar gastando más gas de la cuenta, para esto hay que revisar el carro periódicamente con el mecánico. Cuando se maneja se debe evitar acelerar y frenar de golpe, es mejor compresionar el carro en ese caso. Finalmente, ayuda hacer los cambios de marcha en el momento indicado, pues acelerarse o tardarse incurre en gasto de gas.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Lo dejó como nuevo