| Marcelo Tulbovitz está feliz por el gran año que ha tenido la Selección Nacional

Un charrúa mitad tico

Marcelo Tulbovitz, preparador físico y entrenador de futbol
Marcelo Tulbovitz, preparador físico y entrenador de futbol (Archivo GN)
ampliar

Si hay un uruguayo que el saprissismo y la afición futbolística en general recuerdan con cariño es el preparador físico Marcelo Tulbovitz.

Desde su llegada a la casa morada, en el 2003, y su paso por la Selección Nacional y el equipo de San Carlos, el charrúa ve a esta tierra como “su país adoptivo”.

Como mañana, a las 5 p. m., los ticos y uruguayos juegan un amistoso en el Estadio Centenario de Montevideo, quisimos entrevistarlo.

Vía telefónica, desde Chile -donde trabaja desde hace cinco meses con la Universidad de Chile- habló de este partido, del Mundial jugado por Costa Rica, de Keylor Navas, entre otros temas.

–¿Podrá ver el partido mañana?

No sé qué cable lo pasa, pero trataré de verlo por Internet.

–¿Qué le pareció el Mundial jugado por Costa Rica en Brasil?

Espectacular, conmovedor y la verdad que uno se pone muy contento porque lo había dicho mil veces, la potencialidad de los jugadores costarricenses es grande.

Me dio muchísima alegría por el fútbol tico y por el país, le dio una inyección de positivismo y la alegría fue impresionante, me quedé muy contento, me generó una gran satisfacción.

–¿Cómo vivió el juego del Mundial entre charrúas y costarricenses?

Fue un partido difícil para los dos y Costa Rica ganó bien, Uruguay no puso excusas.

–¿Ver a Costa Rica ganando el grupo de la muerte fue de las sorpresas más agradables que ha visto en su carrera?

No sé si la sorpresa más grande, he visto miles de partidos, sí me generó una inmensa alegría por partida doble porque clasificó mi país que amo, donde nací y mi país de adopción.

Los dos países pasaron a la segunda ronda, me generó una alegría ‘indisimulable’, todo el mundo sabe del cariño que tengo por Costa Rica.

Hace tres años que me fui, el cariño se mantiene intacto y se potenció con la distancia.

–¿Qué siente al ver ahora a un jugador que usted tuvo en el Saprissa, como Keylor Navas, jugando con el Real Madrid?

Hay una anécdota que conté acá: en el 2005, cuando Hernán (Medford) tenía que hacer la lista para el Mundial de Clubes, Keylor era el cuarto portero de Saprissa.

La lista no estaba hecha, él era el cuarto portero, antes estaban Porras, Fausto y Cambronero.

Al término de una práctica, sentado en una bola, le pregunté a Keylor si tenía claros los objetivos para su carrera y la respuesta fue: ‘Profe, lo tengo muy claro, ojalá ir al Mundial de Clubes, ser titular y campeón con Saprissa, llegar a la Selección y jugar en un cuadro grande de Europa’.

Al final, él fue al Mundial de Clubes como tercer portero, al tiempo fue campeón y titular con Saprissa, llegó a la Selección y ahora está en el Real Madrid; cumplió sus objetivos y era un ‘pibe’ que tenía 18 años en ese momento.

–¿Acostumbra hablar con él?

A veces nos mensajeamos. Durante el Mundial estuve en comunicación con Celso, Umaña, Saborío, Bolaños, Barrantes.

Ahora están en otra galaxia, no los quiero molestar, todo lo que están logrando se lo merecen y ponen en alto el listón para el fútbol tico.

–¿Le sorprendió la salida de Jorge Luis Pinto de la Sele?

Sí, me sorprendió.

–¿Qué recuerdos le trae que los ticos vuelvan a jugar en el Centenario después de lo vivido en el repechaje del 2009?

Fue durísimo, pero ahí se demostró que Costa Rica sí estaba a la altura, se jugó de igual a igual a un equipo que terminó cuarto en el Mundo en el 2010.

El primer partido (del repechaje) marcó la tendencia de la serie y el equipo se soltó más en el segundo juego, fue doloroso en el sentido de que teníamos mucha ilusión porque había equipo para... y pasó lo que pasó.

En el caso de Costa Rica tuvo que esperar, hizo una buena eliminatoria (rumbo a Brasil), esperó unos años, pero se sacó las ganas en Brasil, en un Mundial que quedará en la historia del fútbol tico.

–¿Ha nacido una rivalidad futbolística entre ticos y uruguayos?

No hay rivalidad, se vio que pasó lo del repechaje y después de casi cinco años se vieron en el Mundial, no hay rivalidad histórica, es coincidencia de partidos entre dos buenos equipos de fútbol.

–¿Pasa atento a lo que ocurre en el fútbol costarricense?

Siempre, siempre, desde que me devolví, en el 2011, casi siempre me informo.

Es excelente lo de los equipos ticos en la Concachampions, eso motiva.

–¿Cree que cualquiera de los tres equipos ticos que están en cuartos de final de la Concachampions pueden repetir lo hecho por Saprissa en el 2005 y clasificar al Mundial de Clubes?

Cualquiera de los tres creo que lo pueden lograr, vi algunos partidos por cable y demostraron que pueden jugar de tú a tú a los mexicanos y norteamericanos, hay que creer, hay que creer.

–¿Cuándo lo veremos trabajando aquí otra vez?

Sé que algún día volveré a trabajar allá, no sé cuándo, lo digo más por el cariño que por algo concreto, pero sí sé que algún día voy a volver.

Por ahora estoy bien acá, estoy en un club grande y estamos peleando el título.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Un charrúa mitad tico