| Gloriana nos llena de orgullo en la sub-17

Talentosa güila se llena de gloria

La mejengota que se jugó Gloriana Villalobos Vega, el sábado por la noche contra Venezuela, tiene a su familia de cabeza.

Y es que las buenas jugadas, la bailada que les pegó a las suramericanas y el coraje que puso en el debut mundialista de la Sub-17, hizo que toda Costa Rica hable de ella, a pesar de la derrota 3-0.

“Estaba muy emocionado en el estadio, feliz de que Dios le dio la oportunidad de estar en este evento, contento por lo que hizo, pero también triste por la derrota”, contó el orgulloso padre, Carlos Villalobos, quien asegura que ayer tuvieron un domingo muy especial.

Don Carlos dice que nunca se imaginó vivir este momento con su pequeña de 14 años.

“Esto es algo que no esperaba, esperaba una reacción hacia el equipo. Yo sabía lo que ella (Gloriana) podía dar. El teléfono ha sonado no sé cuantas veces en mi casa. Mis hijos tenían ayer (sábado) como a medianoche 80 o 90 personas que querían hacerse amigos de ellos (en Facebook), me han enseñado fotos que ni sabíamos que existían, no sabemos de donde las saca la gente”, dijo Carlos.

Y es que el sábado casi con el pitazo final del partido, ya existían las páginas en Facebook: “Fans de Gloriana Villalobos” y “Gloriana Villalobos Crack”.

Hasta dice el feliz papá que mejor él no le pone mucha atención a estas cosas.

“Voy a ser sincero, no quiero saber nada de todo lo que se dice en las redes sociales de ella, cuando veníamos del estadio me decían que crearon una página de fans, mientras llegábamos a la casa ya tenia 6 mil seguidores, cuando nos acostamos iba por 9 mil”, agregó impactado Villalobos.

Hermanos la inyectaron. Gloriana empezó en el fútbol gracias a sus hermanos, uno de ellos incluso es su gemelo y se llama Mauricio, el otro es mayor siete años y se llama Diego Alonso.

“Nosotros veíamos que tenía habilidades que no eran normales en una niña, tampoco le dimos la importancia del caso porque estaba muy pequeña, nuestra familia es muy apasionada, nos gusta mucho el fútbol”, dijo don Carlos.

Gloriana empezó jugando con sus hermanos y ellos le fueron enseñando y la enfiebraron.

“Nosotros como padres nos sentíamos preocupados por la tanta pasión por el fútbol que tenía ella a los 5 años”, aseguró el tata.

La nueva figura de la Sele y de los ticos empezó en el equipo de la escuela Metodista y ahora pertenece al Saprissa.

Incluso cuando tenía doce años debutó en la Primera División con las moradas pero después le prohibieron jugar porque era muy niña, contó su padre que ni siquiera vislumbra hasta donde puede llegar su pequeña.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Talentosa güila se llena de gloria