| Un Barça sin alma enfrenta hoy a un Real Madrid sin Cristiano Ronaldo

Partidazo de infarto

La final de la Copa del Rey depara en Mestalla un clásico del fútbol español al que llega el Barcelona, “Rey de Copas”, con un agujero en el alma que le dejó la eliminación europea y después de ver reducidas sus opciones ligueras ante un Real Madrid que busca el primer título de la era Ancelotti sin Cristiano Ronaldo.

El Barça intenta ahora salvar la temporada con un trofeo menor, que no hace tanto, con Pep Guardiola en el banquillo, ganaba casi por inercia y que esta vez le permitiría, al menos, restituir parte del orgullo perdido.

No lo tendrá fácil porque en frente estará el eterno rival, un Real Madrid que le tiene especiales ganas después de caer derrotado en los dos partidos de Liga (2-1 en el Camp Nou y 3-4 en el Santiago Bernabéu) y que ya le ganó en la última final copera en la que se vieron las caras, precisamente en este mismo escenario (1-0 en 2011 con gol de Cristiano Ronaldo) .

Además, los catalanes vuelven a tener graves problemas para garantizarse una defensa poderosa.

Gerard Piqué, con una fisura en la cadera, Carles Puyol, que sigue con sus problemas en la rodilla derecha y Marc Bartra, que arrastra una sobrecarga, han viajado sin tener el alta médica.

Gerardo Martino no podrá decidir, hasta última hora, quién acompaña al argentino Javier Mascherano en el eje de la defensa.

El Barcelona tratará de conseguir en Mestalla su vigésimo sétimo (27) título de la Copa del Rey, mientras que el Real Madrid buscará el decimonoveno. El último dejó un sabor de boca que no se olvida en el madridismo. Era el primer título con José Mourinho en el banquillo y cortaba la hegemonía del Barça de Pep Guardiola.

El héroe de aquella final, con aquel testarazo en la prórroga, lo verá desde la grada. Cristiano Ronaldo no llega a tiempo y una lesión muscular en el bíceps femoral izquierdo le deja fuera de combate.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Partidazo de infarto