| Jugadores rojinegros le sacaron pecho a los aficionados morados que quisieron arrearles

Manudos con la cachimba llena

Elías Palma caminaba notablemente agüevado tras el final del juego ante la “S”, mientras el estuche vibraba a más no poder con el título de los morados.

Hasta allí todo lucía normal, el hombre buscaba salir de la cancha rumbo a los camerinos hasta que un grupo de saprissistas empezó a meterse con él.

En ese momento, La Teja vio como un fanático se le fue encima al manudo y además que buscó gorrearlo, le dijo hasta de lo que se iba a morir.

Chivísima por las tonteras y actos de los que era víctima, Elías se volvió y le respondió al tipo de igual forma, tras intentar darle un entrevista a este medio.

Palma encontró al malamansado y lo agarró con una especie de candado y lo reportó ante la seguridad que no daba abasto por el gentío que había en la gramilla.

“Yo me defendí de una agresión, yo venía tranquilo, sin meterme con nadie”, indicó minutos después más tranquilo.

Tanto él como otros manudos que también gorrearon como Jerry Palacios y Alfonso Quesada estaban como agua para chocolate con todo el tanate que se armó.

“ Si alguien me quiere pegar, yo no voy a dejarme, tengo que defenderme, si se te tiran a ofenderte y golpearte, diay uno es hombre y viene caliente por el juego, pero ahí queda”, indicó

Cabreadísimo. Palacios era otro que estaba que sacaba chispas. Era tanta su coléra que directivos manudos tuvieron que agarrarlo para que no se devolviera a volar mecos a la cancha.

“Estoy muy resentido, ojalá que la gente que es encargada del fútbol en este país haga algo, tienen que cuidar más al jugador”, indicó el hondureño.

Su enojo no tenía nada que ver con el resultado, los manudos reconocieron a Saprissa como justo campeón, su bronca era por otra vara.

“A mí me agredieron, estoy haciendo una denuncia a los encargados para que no vuelva a pasar, más que un golpe, me pudieron haber matado ahí”, destacó el delantero.

Fue tanta la vara que para asegurar el bienestar de los manudos, la Unafut ordenó entregarles las medallas de subcampeones en la sala de prensa del estuche, lejos de la gente.

La seguridad en la cancha sin duda fue el gran lunar de la final.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Manudos con la cachimba llena