| Atleta declaró por asesinato de novia

Llanto pudo más que Óscar Pistorius

Óscar Pistorius protagonizó ayer la jornada más dramática en el juicio por el asesinato de su novia, la modelo Reeva Steenkamp.

Pistorius rompió a llorar después mostrar en el tribunal los problemas que tiene para caminar sin las prótesis.

El atleta sudafricano se emocionó hacia el final de la sesión cuando relató a la jueza, Thokozile Masipa, cómo encontró a la novia herida de muerte tras la puerta del baño de su casa en Pretoria el 14 de febrero de 2013. Sentado en el banquillo en su segundo día de declaración, el acusado, de 27 años, fue perdiendo la voz hasta estallar en un ruidoso llanto que conmocionó a los periodistas y al público que llenaban la sala.

La jueza tuvo que posponer la sesión por unos minutos y familiares del corredor se acercaron a consolarle, mientras hundía su cabeza entre las manos y seguía emitiendo angustiosos sollozos.

Poco después, Pistorius regresó a la sala y su abogado, Barry Roux, pidió el aplazamiento hasta mañana (hoy), debido a la indisposición de su cliente.

Previamente, con voz débil pero aún entero, el deportista había relatado su versión de lo ocurrido la madrugada del 14 de febrero cuando, según ha confesado, mató a tiros a su pareja al confundirla con un ladrón.

“Grité como nunca lo había hecho, pidiendo al Señor que me ayudara, llamando a Reeva”, declaró Pistorius, en referencia al momento en que comprobó que no estaba en la cama, como él pensaba.

De ser condenado por asesinato premeditado, como pide el fiscal Gerrie Nel, Pistorius se enfrentaría a la cadena perpetua.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Llanto pudo más que Óscar Pistorius