| Mauricio Montero le debe el apodo al querido narrador

“Jugada del zoncho” lo dejó marcado

Si hay un jugador que quedó marcado por el narrador Manuel Antonio “Pilo” Obando ese es el exfutbolista Mauricio Montero.

“El Chunche” le debe el apodo al locutor, quien también se lució con bautizar la famosa “jugada del zoncho”, allá en 1982.

En un partido entre San Ramón (equipo de Montero) y Limonense, el defensa tuvo la oportunidad de dedicarle a su padre el gol “muerto” que le quedó.

Precisamente el partido fue un Día del Padre y el tata de Montero estaba en la gradería apoyándolo con mucha emoción.

La jugada fue así: Montero sacó garra y se llevó a dos defensas desde la mediacancha, bañó al portero y corrió, sin marca, hacia el área rival donde el marco le quedó a entera disposición.

En ese momento “el Chunche” solo pensó en abombar la red, sin embargo, el patadón que le dio mandó a volar la bola y dicen que la “chocobola” aún no cae.

Según dijo Montero en una entrevista en el 2011, esa jugada lo marcó de por vida, ya que todo el mundo lo siguió recordando por el gol “muerto” que desperdició.

La Teja llamó ayer a Mauricio, pero no pudimos comunicarnos.

Por su parte, Obando calificó esa jugada como “única”, en una entrevista que dio a La Teja en junio del 2011.

Don Manuel Antonio, le puso así porque, con semejante bolazo, se apeó los zonchos que volaban ese día. “Fue en el programa de la tarde, que teníamos en canal dos. Se llamaba ‘Acción en Vivo’”, detalló en aquella entrevista.

Entre apodos. Además de sus salidas en las transmisiones, Obando también se caracterizó por poner apodos a los jugadores.

“El Chunche” fue uno de ellos y quizás el más emblemático.

“Cuando estaba en canal 2, los miércoles, regalábamos cinco mil colones al jugador de la fecha. Una vez fue Mauricio Montero y de ahí nació ‘el Chunche’”, contó “Pilo” a este medio en diciembre del 2010.

La historia fue que Mauricio pasaba viendo el reloj todo impaciente y “Pilo”, al verlo así, le preguntó si tenía prisa. “Mauricio me contestó que estaba calculando el tiempo para que no se le fuera el chunche, refiriéndose al bus”, recordó el narrador muerto de risa.

Otros apodos que puso Obando fueron “el Zancudo” (Enrique Díaz), “Rocky” (Rodrigo Cordero) y uno de los más recientes “el Cusuco” (Allen Guevara).

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: “Jugada del zoncho” lo dejó marcado