|

Johnathan Moya hizo morado a Monteverde

Johnathan Moya con sus padres Juan Luis y Damaris.
Johnathan Moya con sus padres Juan Luis y Damaris. (Eyleen Vargas)
ampliar

En Monteverde no se acaba la contentera por el golazo que el morado Jonathan Moya le metió a Limón, el domingo pasado.

Los vecinos de este lindo lugar, distrito número 9 de Puntarenas, celebraron el pepino del triunfo como si Saprissa fuera del equipo del pueblo.

Así lo aseguraron los padres del joven futbolista – de 23 años y 1,85 metros de estatura– quien el domingo puso a brincar a los morados en el Ricardo Saprissa.

"He recibido muchos mensajes y llamadas de Monteverde, la gente lo felicita mucho", comentó doña Damaris Aguilar, la mamá del jugador.

La orgullosa señora nos contó que en el pueblo quieren mucho a su hijo por su forma de ser, ya que es muy humilde.

"Por estar en Saprissa él no va a cambiar, siempre es el mismo", aseguró Aguilar.

El papá, don Juan Luis Moya, a quien solo le dicen "Moya", nos contó que cuando vio el balón entrar en el marco caribeño recordó todo el sacrificio que ha hecho por su hijo.

"En ese momento uno recuerda todo; la verdad es que ha sido un sacrificio muy grande, por eso mi hijo se merece muchas cosas", dijo "Moya", para quien es un sueño cumplido ver a su hijo en un equipo grande.

Viajezote. Parte del sacrificio que menciona don Juan Luis fueron los tres viajes a la semana que hacían desde Monteverde a la ciudad de Puntarenas.

Esa viajadera era para llevar a entrenarse a Jonathan, el único hijo varón que tienen don Juan Luis y doña Damaris.

"Él estuvo en las ligas menores de Santos cuando estaban en Monteverde, después de unos problemillas lo pasamos a Puntarenas", recordó Aguilar.

En los viajes gastaban unos ¢20.000 por día, ya que le pagaban a un conocido para que los llevara. Ese esfuerzo se vio recompensado cuando su hijo fue fichado por Saprissa a los 15 años. A partir de ese momento el sueño de Jonathan ha sido permanecer con los morados y jugar en Primera.

Ese deseo se llegó a cumplir esta temporada después de una gran campaña con Uruguay de Coronado, donde hizo nueve anotaciones.

En la temporada pasada, los viajes de la familia Moya Aguilar también se hicieron frecuentes a Coronado para apoyar al jugador cada vez que tenía mejenga.

"Estamos acostumbrados a viajar, el bus dura como cuatro horas, pero eso no importa y lo que le pedimos a Dios es salud para poder seguir acompañándolo", dijo "Moya", el orgulloso tata.

De cerquita. Los padres del delantero no podían faltar el domingo pasado en la Cueva y tuvieron la dicha de ver de cerquita el primer gol de su hijo con la "S".

"En ese momento yo volví a ver para otro lado, fue que la novia de mi hijo me dijo que había sido Jonathan el del gol", relató la mamá. Lo que atinó a hacer doña Damaris fue celebrar y contagiarse del ambiente que enloqueció a todos los que estaban en la Cueva.

"Moya", el papá del jugador, manifestó que él sí vio completita la jugada del cabezazo.

"Yo siempre le pongo atención a cada jugada donde está él, antes del centro presentí que mi hijo podía anotar. Yo lo conozco muy bien y sé sus cualidades", agregó satisfecho Moya tata.

En la Cueva estaban otros miembros del familión y después del partido se fueron a celebrar como Dios manda.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Johnathan Moya hizo morado a Monteverde